No sé muy bien qué estaba grabando aquí nuestro amigo, un camión sin cargamento pero que tampoco tiene nada de especial. Pero al cabo de unos segundo (0:30) consigue grabar uno de esos sustos que te puedes llevar conduciendo y que no logras olvidar en mucho tiempo. No te cuento exactamente qué sucede, para que te lleves el mismo susto que me he llevado yo:

La casualidad ayudó a que quedara grabado, pero la suerte le libró de perder la cabeza. Menudo susto!

Publicado por cavalleto

Sátiro de nacimiento, trabajo como técnico en una multinacional de biotecnología. Escribo en este blog personal desde 2004. Aquí saco a pasear el látigo de vez en cuando.