Somos racistas hasta con el ladrón de bicicletas

La cosa va de nuevo de experimento sociológico con cámara oculta. Se trata de esconder una cámara y un actor de raza blanca se dispone a robar una bicicleta que está atada a una señal en un parque público. Lo hace a plena luz del día, mientras la gente pasa a su lado sin inmutarse.

Alguno se atreve a llamarle la atención, pero la gran mayoría mira, pone mala cara, le hace algún comentario y se marcha. Un padre de familia si se planta un poco y le hace ver que es un delito lo que está cometiendo.

Luego repetimos la experiencia sustituyendo al actor por otro de raza negra, la misma bicicleta, el mismo parque. La respuesta de los ciudadanos es un tanto diferente…

Estamos hablando de racismo en este caso? Hay un cambio sustancial en la reacción de la gente, lo que ya no sabemos es si el cambio viene determinado por su color de piel o por la altura de la hebilla de su cinturón. Tal vez si el actor negro hubiera llevado exactamente la misma ropa que el actor blanco el experimento habría resultado más aséptico. Tampoco han tenido en cuenta en el experimento si en ese parque hay una densidad demográfica similar entre negros y blancos.

Aquí nadie es racista en su barrio, pero si no hay gitanos en 10km a la redonda y una noche te encuentras a dos gitanos mirando con ojos golosos la moto de tu vecino, seguro que no aparecen los prejuicios por el simple hecho de ser de etnia gitana?

Pero en general sirve para demostrar la pasividad de la ciudadanía. Soy el único al que ni se le ocurriría tratar de robar una bici a plena luz del día? Soy el único al que si le llama alguien la atención en una situación así habría echado a correr como alma que lleva el diablo?

Este experimento me recuerda mucho aquellas fotos que se publicaron cuando ocurrió lo del huracán Katrina, no sé si lo recuerdas. La prensa americana publicó fotos de personas que se abrían paso entre las aguas, llevando comida y algo de bebida. El pie de foto cambiaba radicalmente si en la imagen aparecían negros o blancos. Los primeros robaban y asaltaba, los segundos «encontraban»:Particularmente siempre he entendido el racismo como algo que se cura con dinero. No somos racistas por el color de piel, lo somos por el estatus de cada persona.

Un moro en patera sigue siendo un moro hasta que se viste con caros ropajes, atraca el yate en Puerto Banús y entonces le llamamos «Jeque Árabe».

Lo más desagradable del experimento es la pasividad de la gente, la poca implicación, algo habitual y casi exclusivo de las grandes ciudades. En los pueblos y ciudades pequeñas es más extraño que alguien se desentienda tanto. Ya publiqué hace un tiempo un experimento muy parecido, pero en lugar de un ladrón de bicicletas había un secuestro infantil en plena vía pública. Si, has acertado, la gente también se desentendía del asunto por completo.

Gracias a Fray Emilio por pasarme el video 😉

Orgullosamente ofrecido por WordPress | Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑