La nueva campaña publicitaria de la DGT llega a nuestras televisiones como cada verano cuando comienza la Operación Salida. Pero esta vez utiliza un estilo diferente para mostrar el peligro que corremos en la carretera. Sin usar ni una sola gota de sangre, sin mostrar coches destrozados en accidentes de tráfico, ni tan siquiera aparece un conductor conduciendo su coche…

Es mucho más sutil, más cruda, más real, más directa… Dime si no se te ponen los vellos de punta, a mi me ha dejado mal cuerpo: