Los lujos del s.XXI son el tiempo y el espacio

Hay gente que busca su felicidad a través del coleccionismo. El día que completan su colección (de lo que sea) se sienten plenamente desarrollados como personas.

Otros en cambio prefieren desarrollarse desde el punto de vista reproductivo. Hasta que no tiene la casa llena de niños (al menos 3) no se sienten con el deber (divino) cumplido.

Pero si intentamos encontrar una pauta común en lo que nos haría felices a todos sería poder tener tiempo para hacer todo lo que tenemos en la lista (cada uno la suya) y disfrutar del espacio suficiente para llevarlo a cabo.

En mi caso reconozco que sería más feliz si tuviera mucho tiempo libre para disfrutar de mi hija, enseñarle todo (poco o mucho) lo que su papá ha aprendido de la vida. Ayudarle a crecer, dejar que pruebe las cosas, que se equivoque y vuelva a intentarlo, porque tendría todo el tiempo del mundo para encontrar la felicidad.

Otras veces puede ser que seamos felices pero nuestra casa se nos haya quedado pequeña, o bien que no tengamos sitio suficiente para desarrollar nuestro hobby, ya sea porque el scalextric no cabe en el salón o bien porque el jardín no tiene sitio para colocar una barbacoa donde disfrutar con tus amigos.

Sin duda me quedo con estos dos bienes excasos: el tiempo y el espacio. Disponer de uno u otro es un lujo, tener los dos ya es el lujo máximo, inalcanzable para la gran mayoría de la sociedad.

Orgullosamente ofrecido por WordPress | Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑