Hoy toca post ochentero, me ha dado un poco de nostalgia viendo revistas antiguas de coches y creo que he sacado una conclusión. Todos los que nos hemos criado en una misma época compartimos mitos generacionales. A veces son diferentes porque tenemos gustos personales, pero claro que lo reconoces como algo que marcó tu infancia.

De la música se ha escrito mucho (demasiado), pero y de los coches de nuestra infancia? Pues allá vamos…

Habría que diferenciar entre coches que hemos tenido en la familia y coches por los que hemos babeado. Los primeros los hemos usado y los segundos los hemos tenido pegados en al pared de nuestra habitación en formato póster.

De los familiares prefiero no hablar porque en mi familia somos fieles a una marca si nos funciona bien. Así se entiende que hemos tenido varios Ford Fiesta, varios Renault Clío y por consecuencia, varios modelos de Renault que es la marca que más nos ha gustado por su confort y fiabilidad.

Me centraré en varios modelos que todos hemos tenido pegado en la pared junto al póster de Samantha Fox y Sabrina:


1985_lamborghini_countach-pic-19653Lamborghini Countach
: Este póster creo que lo regalaban comprando yogures Yoplait (sigue existiendo esta marca??). Era espectacular, con esas formas angulosas, esas puertas abatibles, ese morro afilado que recuerda el aspecto de un avión de combate… Recuerdo que fue de los primeros modelos de los cuales quise saber todo, su fabricación, su potencia, etc. Pues bien, hoy sólo hay que echar un vistazo a la wikipedia para saber que tenía la carrocería de aluminio y como dato curioso tenemos su nombre, Countach, que es una expresión italiana que viene a traducirse como «Ay omá que rica!». Este póster duró años en mi habitación, más que los de Samantha y Sabrina. También podemos añadir el Diablo y el Miura como alternativa al Countach, pero no eran ni la mitad de espectacular en cuanto a diseño.

Ferrari Testarossa: Viendo los modelos que han salido después de la factoría de Maranello, es uno de los más feos, pero para nosotros era el sinónimo de lujo. No destacó en nada, ni en diseño, ni en prestaciones, nunca corrió en circuitos… Pero es el Ferrari que más habitaciones de adolescentes ha conocido.

Esas entradas de refrigeración de los frenos traseros fueron su signo de distinción y mantenido por el fabricante durante muchos años, así que algo si que aportó a la historia del diseño, no?

Lancia Delta Integrale: No importaba que nuestro campeón Carlos Sainz usara un Toyota Celica, a todos nos encantaba el Lancia Delta con el gran logo de Martini en su capó. Era una gozada verlo correr el mundial de rallies, tomaba las curvas con si fuera una rata huyendo con un trozo de queso. Y aunque en la vida real era un coche soso y que no llamaba la atención, cuando se ponía su maquillaje de pegatinas publicitarias era digno de lucir en nuestro dormitorio (si quedaba sitio con tanto póster de deportivos y tetonas).

Porsche 911 Carrera: Este modelo era el favorito de los que odiaban a todo lo que rodeaba al ambiente Ferrari. Era como elegir entre Coca-Cola o Pepsi. Si te gustaba el Testarossa no te podía gustar el Carrera y viceversa. A mi como coche me gustó siempre mucho más el Carrera, pero sería mentir si no reconozco que cuando quería comparar un coche siempre usaba el Testarossa como referente.

No están todos los que están, pero si que tienes que reconocer que al menos uno de ellos estaba en la pared de tu habitación.

Por cierto, ahora los chavales qué coches tienen en sus paredes? Ah, vale, que ya no se pegan en las paredes…

Publicado por cavalleto

Sátiro de nacimiento, trabajo como técnico en una multinacional de biotecnología. Escribo en este blog personal desde 2004. Aquí saco a pasear el látigo de vez en cuando.