Portada » El Gilipollas de la Semana

El Gilipollas de la Semana

Te levantas temprano después de pasar una mala noche, te duele el cuello, no se te acaba de ir ese resfriado pertinaz que arrastras desde que llegó el frío, abres el diario y lees esta noticia:

La Federación de Asociaciones de Madres y Padres de Cataluña (Fapac) han pedido al Conseller d’Educaciò, Ernest Maragall, que cambie el nombre de las vacaciones de Navidad por el de ‘vacaciones de invierno’ y que a las de Semana Santa se las llame ‘vacaciones de primavera’.

Uffff… Madre del amor hermoso lo que hay que leer ya de tan temprano!

Vamos a ver amigos progres alternativos… Está visto que la única obsesión es eliminar todo rastro de la cultura cristiana que es la historia que compartimos con el resto de países de Europa y que ha condicionado nuestra propia historia desde hace 1.500 años.

Que esta panda de progres dedique su tiempo libre en elaborar propuestas de este estilo demuestra un nivel de analfabetismo tan supino que para cualquier historiador le debe sonar a insulto a la inteligencia colectiva.

La excusa que ponen para cambiar el nombre de Navidad y Semana Santa es que en Cataluña hay colegios con un 85% de alumnos no autóctonos (eufemismo para decir extranjeros) e incluso hay centros con chicos de 27 países diferentes (eso será porque en Cataluña gusta mucho crear colegios guetos, no?).

Bien, aceptamos pulpo como animal acuático. Aceptemos que a partir de ahora dejaremos de celebrar la Navidad para celebrar el Solsticio de Invierno, el Fin de Año o la polla en vinagre. Aceptemos que en Semana Santa se celebre la Fiesta de la Primavera y se prohíban las procesiones de cofradías.

Pero ojo, os hablo a vosotros, a toda esta colla de valientes que sacan pecho con las monjitas pero que cuando se le acerca un moro con chilaba se caga de miedo y se cambia de vagón en el metro.

Si eliminamos todos los símbolos cristianos por respeto a los de fuera, quedará totalmente prohibido que ellos mantengan aquí sus tradiciones también, no? O es que cambiaremos la Semana Santa por el Ramadán y encima no podremos rechistar por miedo a que nos llamen racistas?

Acepto que la religión sea un acto privado, que se celebre en familia o comunidad. Pero al menos que respeten si un grupo de ciudadanos deciden celebrar un culto en un edificio costeado por sus impuestos (y los de todos). Yo aceptaré que los extranjeros mantengan sus tradiciones siempre y cuando respeten los derechos humanos y no entren en conflicto directo con nuestras costumbres.

Pero claro, con tanto comemierda suelto que se la sujeta con papel de fumar, es difícil coger el toro por los cuernos de dejar claro que en nuestra historia el papel de la Iglesia católica ocupa un lugar fundamental. Empezando por el número de reyes católicos que hemos tenido, los Papas que fueron de origen español, las guerras de religión e incluso el Imperio Español basado en al defensa de la religión católica.

Nada, es absurdo hablarle de todo ésto a un progre matacuras. Lo primero es llamarte intolerante, fascista o xenófobo. Eso si, te lo llamará un gilipollas que vive en el centro de la ciudad, en un barrio rico y no tiene que convivir en un bloque lleno de pisos pateras.

La orda de progres gilipollas sigue avanzando y si te quedas callado por miedo a que te insulten con su palabra favorita (fascista) serás cómplice de sus tropelías. Protesta por los derechos que consideres fundamentales, sin preocuparte de lo que piense esta gentuza. No representan a la mayoría, sólo piensan que tienen el poder de la palabra y de que sus ideales son los únicos válidos.

Ya sabes, los más intolerantes son los progres que no respetan a los que están en contra de sus planteamientos.

Por cierto, los chicos de 20Minutos han vuelto a mear fuera del tiesto al llamar a la noticia:

Padres de alumnos catalanes quieren llamar ‘vacaciones de invierno’ a la Navidad

Yo soy padre de una alumna catalana y a mi la Fapac no me representa ni legal ni moralmente, así que al menos que no se atrevan a meternos a todos los que vivimos en Cataluña en el mismo saco de intransigentes. De hecho la web de esa federación está sólo en catalán, con lo que ya te da una idea de su imparcialidad y respeto a la diversidad lingüistica vigente.

Lo que más me jode es que Cataluña es una tierra de profundas raíces religiosas, diría que la mayoría de catalanes ha recibido una educación basada en valores cristianos y así se nota en sus tradiciones. Por qué nadie sale en defensa de sus creencias? Tanto miedo le tienen a esta colla de progres? Yo no.

6 comentarios en “El Gilipollas de la Semana”

  1. Estamos llegando a puntos muy exagerados, desviando las preocupaciones a cosas que realmente no valen para nada, realmente las vacaciones se han puesto por los motivos que se han puesto, no tiene sentido cambiar la semana santa por unas vacaciones de primavera y luego ver la cantidad de procesiones que hay, etc.

    Es curioso que no existe ya ningún tipo de obligación en la celebración o en como te tomes esas vacaciones, puedes tener días de fiesta y no celebrar la navidad, que más dá el nombre.

    Respecto al 20minutos, en fin, es todo un clásico este tipo de importantes errores en sus titulares e incluso textos, no se cuando llegará el día en que todo esto lo cuiden muchísimo más.

  2. Hola, buenos días. Me ha la atención tu post y me sorprende esta frase:
    «Es que particularmente no soporte su actitud frente al resto de sociedad, como si su moral estuviera fuera de toda duda y muy por encima del resto de pobres mortales»
    Supongo que te ves condicionado por el lugar en el que vives y por la gente con la que tienes que tratar, pero la radicalidad de tu postura es contraria a la parte lógica de tu razonamiento y acabas perdiéndola del todo. Es como si tu punto de vista fuera el moralmente aceptable, sin espacio para relativizar las cosas.
    Yo soy ateo y te digo que personalmente me importa un carajo cómo se llama la fiesta, en mi casa seguirá siendo navidad, porque nos viene bien que se llame así, no tengo mayor problema. Por otro lado que en el colegio de mi hija le llamen vacaciones de invierno, no lo veo del todo mal, ya que una de sus amigas celebra januca (o janucá, no sé realmente cómo se escribe) y esa niña es de padres españoles, abuelos españoles. Y según lo que tú estás diciendo no pertenece a nuestra cultura, aunque lo único que la diferencia de mi hija es la libertad de culto (art. 16 de la Constitución, ya de paso léetela tú también) y si eso es lo que se fomenta en último término, sigo sin verlo mal.
    En la misma Constitución, tras la referencia a la aconfesionalidad, se hace referencias a que se “tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones”, por lo que si comienzan a existir nuevas confesiones también hay que tenerlas en cuenta y como aparece en el artículo 9.2 “Corresponde a los poderes públicos promover las condiciones para que la libertad y la igualdad del individuo y de los grupos en que se integra sean reales y efectivas; remover los obstáculos que impidan o dificulten su plenitud y facilitar la participación de todos los ciudadanos en la vida política, económica, cultural y social”. Con lo que hay que empezar a adaptarse.
    Pienso que los creyentes de cualquier confesión, de aquí o de fuera, deberían de abrazar los valores constitucionales y todo lo que sea contrario a estos… si no te gusta no te quedes, vete al medio del campo o a un país donde sí estén bien vista, ya está demostrado que hay gente “pa tó”. Pero lo que me jode de todo tu razonamiento es que das la impresión de que no se pueden tener creencias o tradiciones diferentes, que hay que mantener lo que hay, pese a quien pese. No es lo mismo aconfesional y laico, pero tampoco es lo mismo diferente a contrario.
    Hay razonamientos que no se pueden negar, ya que la historia tiene pasajes irrefutables, pero la festividad de la Navidad no comienza con el cristianismo, es anterior las Mitríacas o los Saturnales se celebraban en esas fechas y viendo que no se podía acabar con esas tradiciones paganas, el cristianismo decidió suplantarlas. Contigo parece que la religión cristiana es el comienzo de la historia y empujas a seguirla simplemente porque nuestra historia corre paralela a su desarrollo ¿No se puede cambiar el presente, porque traicionaríamos nuestra historia?
    En otros de tus comentarios parece como si el clero, ya de por sí, sólo por serlo, tuviera investido ciertos valores intrínsecos (valores positivos se entiende) y no es así, son seres humanos con los mismos errores que los demás y que algunos de sus fallos me parecen todavía más execrables, ya que van en contra de los proclamados valores cristianos (que habría también que hablar de qué valores son realmente cristianos, ya que estos cambian según la historia). He trabajado con “monjitas” como tú las llamas y el hábito no te confiere la bondad que se le ha de presuponer a una religiosa. Como ejemplo te pongo que he llegado a tirar comida por mantener ciertas cuitas personales la monja encargada del comedor de los ancianos con otras monjas de la congregación. Y ya te he dicho que es un ejemplo, hay otras cosas (muchas más) que he tenido que presenciar.
    Tú mismo haces referencia a la financiación estatal de las confesiones religiosas, me parece bochornoso, pero algo que me parece gilipollas es que no tributan nada (con lo cual se financia por partida doble) y encima no hay que justificar ni un solo céntimo, y más gilipollas aun es que con todo ese dinero se esté financiando labores sociales; soy consciente que una parte sí, pero por mi experiencia también se que muchas de esas labores sociales (comida, ropa, medicamentos…) los financian particulares, empresas y gente bienintencionada que no siempre es católica. De todas formas tú eres cristiano, pregunta cómo se gasta el dinero, que sea público (sin manipulaciones) y si llevas razón, entonces comenzaré a ver todo este asunto de forma distinta. Tú haces referencia al modelo de financiación de las iglesias norteamericanas, la prefiero.
    Por lo demás, los miembros y las miembras políticamente correctos me ponen de los nervios, nunca se saben qué gorda gilipollez se les va a pasar por la cabeza; también creo que la financiación de los sindicatos es otra capullada y que acaban aburguesándose y metiendo la mano hasta el codo en el puchero, haciendo poco por el trabajador (sólo hay que ver la facilidad que tienen algunas empresas para putear a sus empleados); por otro lado pienso que legislar por hacer bonito es otra gilipollez, es preferible no legislar y poner medios, etc. Con esto me refiero a que no tengo especial afinidad política con los que han hecho este escrito, pero compréndelo, de alguna forma tendrán que justificarse ante quien los haya elegido para estar ahí. Aunque sea sólo para eso.
    Por lo demás hago de nuevo patente mi condición de ateo, además de los que piensan que no son positivas para el ser humano (aunque ahora vengas a esgrimirme valores neocristianos de bonomía y amor) y que no se logra nada con perpetuarlas, aun así no podemos olvidar que han formado parte de nuestro desarrollo histórico y social.

  3. Te tengo que dar la razón, pequeño amigo fascistoide. Te la doy porque la tienes, yo ateo y «progre» no estoy conforme con los crucifijos en las aulas públicas, ni las calles a franquistas, ni siquiera con que el Opus Dei sea legal (Me darás la razón con lo de que es una secta). ¿Pero cambiarle el nombre al calendario porque se refiera a cosicas de la Iglesia?. Que han hecho putadas, se han puesto del lado de los totalitarios y han mirado para otro lado con el pueblo, pues si, pero hacen hecho algo bueno de vez en cuando y las tradiciones de este país vienen de la mano de esta institución. No estoy de acuerdo con esta petición, pues me parece desmesurada y estúpida, pero no dejo de defender la laicidad del estado.

Déjame tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.