No hay nada peor que una afición anestesiada a la que le da exactamente igual lo que pase en el entorno del club. No hay nada peor que una afición dividida entre defensores y detractores del dueño del club. No hay nada peor que utilizar los medios de comunicación del club para difundir bufonadas y mentiras que distraigan a la afición cuando la posibilidad de descenso se hace más presente…

Pues si, así está a día de hoy el Real Betis Balompié sigue manejado por una panda de analfabetos (Manuel Ruíz de Lopera, Rufino González y Manuel Castaño) y su jefe de prensa con actitudes neonazis (Iván Larriba) sigue vendiendo humo desde Radio Betis, un medio que sólo ha servido para insultar a los aficionados y accionistas que están en contra de la gestión ruinosa de Lopera (ni termina el estadio, ni acaba la ciudad deportiva, vendió a los mejores jugadores cuando llegamos a la Champions, tiene causas pendientes con la justicia por cargos tan graves como despatrimonizar al Betis, o sea, por robar al Betis).

La historia se lleva repitiendo desde hace 3-4 años:

  • Primero montaron la farsa de las elecciones, donde no se presentó nadie porque nadie le quiso hacer el juego a Lopera.
  • Después llegaron los abuelitos de BSport, cuatro desgraciados que se prestaron al juego de Lopera que estuvo a punto de cerrar una autoventa pero que el Consejo Superior de Deportes le paró a tiempo los pies.
  • Como lo de BSport no cuajaba (la afición no terminó de creérselo aunque si que tuvieron mucho seguimiento por la prensa sevillana) se sacaron de la manga la supuesta nueva ciudad deportiva de Benacazón. No es capaz de terminar la que hay en Los Bermejales (ahora se está acabando de poner el césped artificial, los focos y arreglando los vestuarios y gimnasios) y se le llenó la boca con un proyecto faraónico del que no dieron ningún detalle que diera verosimilitud al asunto (el propio alcalde se negó a explicar de donde se sacaría el dinero para financiar tan magna obra, así me gusta, con dos cojones!).

Y ahora que volvemos a tocar los puestos de descenso, aprovechando la visita al hospital de Lopera, parece que tuvo tiempo libre y se le ocurrió una nueva pantomima que sirva durante un par de semanas en las que no habrá jornada de Liga. Se buscan a un pobre desgraciado que no tiene donde caerse muerto, se organiza una bufonada con la complicidad del lamentable Tito González y su jefe comehuevosoficial Carlos Cariño (Diario AS) diciendo que hay dos nuevas ofertas para comprar el club, Luis Castel que inmediatamente negó la noticia, y un jeque petromillonario que hablaba por medio de un tipo desconocido que se presentaba como el representante del jeque en España, Israel Gutierrez de Alba. Que también hay que ser gilipollas para llamarse Israel y representar a un jeque árabe, juassss.

israel gutierrez de alba

Este impresentable se ha paseado por todos los programas de deporte de las emisoras de radio, hablando con la misma riqueza verbal que Lopera, diciendo bufonadas como que el jeque se iba a gastar 600 millones de euros en fichajes (sólo?), que iba a acabar el estadio pero sin cambiarle el nombre (ésto no se lo cree ni el que lo estaba diciendo), que Lopera seguiría como presidente honorífico (como ya decían los abuelitos de BSport) y que el acuerdo estaba prácticamente hecho a la espera de una próxima reunión en Londres con el jeque para cerrar la venta.

Pero parece que no toda la prensa sevillana es igual de inepta y pese a que Estadio Deportivo y AS se lo tragaron hasta el fondo (por no contrastar la noticia con la fuente original) y la mismísima Cadena Ser le entrevistó en su programa El Larguero, hoy mismo la gente de Marca ha desvelado todo el asunto (menos mal!!!).

Parece ser que este impresentable bufón que se ha querido reír de todo el beticismo (espero que le den su merecido) hace 2 años vendía mármoles y a día de hoy no se le conoce ni oficio ni beneficio, ya que ni es abogado ni representante legal, sólo usa el término de asesor financiero (tócate los pies).

Puedo decir muy orgullosamente que no me creía nada de la venta al jeque porque apestaba a una broma propia de El Follonero (de hecho sigo pensando que está detrás de todo ésto), pero hay mucha gente que se había hecho ilusiones, primero con la posibilidad de que Lopera se largue de una puñetera vez del cortijo en el que ha convertido al Betis, y segundo con la posibilidad de que el club se convirtiera en una especie de Chelsea FC a base de talonario.

Pues no amigos, todo ha sido una bufonada más y lo peor es que ya ni a ti ni a mi nos sorprende lo más mínimo, ser el hazmereír de España se está convirtiendo en una asquerosa costumbre por la que muchos béticos se estarán revolviendo en sus tumbas.

Bien, veamos cuál será la próxima pantomima, yo deseo que la jueza que lleva las causas pendientes de Lopera le meta mano de una vez por toda y que lo utilice como ejemplo de mano dura contra los desfalcos en el fútbol, por lo que le deseo a Lopera que pase de 8 a 10 años en prisión, donde podrá escribir sus sainetes…