Como si un camión cargado de nostalgia acabase de entrar por la puerta. Eso es al menos lo que he sentido la primera vez que he visto el nuevo videoclip de Loquillo, Memoria de jóvenes airados:

Que tiempos aquellos en los que el baloncesto en España era poco más que un deporte de tercera división, sin apoyo publicitario, dejado de lado por las televisiones y la prensa deportiva…

Ahora es muy fácil ver buen baloncesto en la tv, pero que existan estrellas como Pau Gasol, Calderón, Rudy Fernández… En gran parte es gracias al trabajo evangelizador que hicieron jugadores ya míticos como los que aparecen en el video: Juan Antonio San Epifanio “Epi”, Nacho Solozábal, Andrés Montes, Mendiburu, Cuesta, Manolo Flores… Todos ellos han jugado desde pequeños con Loquillo, por eso salen en el video, pero quedan muchos más de la misma quinta que hoy en día serían algo así como los padres fundadores del baloncesto moderno en España (Solozábal, Iturriaga, Romay…).

Algunas imágenes históricas del video siguen en mi memoria, como los partidos de los JJ.OO. de Los Ángeles donde logramos la medalla de plata, nuestro máximo trofeo internacional hasta la llegada de la quinta de los Chicos de Oro.

Por cierto, ya se podrían haber currado un poco más el video, que una canasta perdida en Badalona no es lo que se merecía una ocasión como ésta (yo habría acabado el video en el Sant Jordi, con la gente aplaudiendo a esos mitos del deporte).