Israel se pasa por el arco del triunfo la legislación internacional de no atacar edificios civiles como los de la ONU, pero los periódicos se dedican a llenar sus páginas de información nacional y sus principales columnas de opinión con la polémica de los pantalones que vistió Carme Chacón en el desfile de la Pascua Militar…

Vale, en los actos oficiales es muy importante seguir el protocolo establecido. Algunas veces puede resultar ridículo que se estremen hasta tal punto algunos detalles, pero es que hasta hace muy poco tiempo un simple desaire durante una comida podía desembocar en una declaración de guerra entre países vecinos.

Una ministra está sometida a unas críticas absurdas, machistas, ridículas y vanales sobre su aspecto y estilo que ningún ministro tiene que soportar. Que levante la mano el que diferencie el tipo de traje que viste ZP de una ocasión para otra, como mucho puede que te hayas fijado en la corbata, en el color de la camisa, pero te da exactamente igual porque para todo el mundo el estilo vistiendo en un político no tiene ninguna importancia, con un simple traje de chaqueta+camisa+corbata ya tienen suficiente.

En cambio, si se trata de una ministra todo vale. Que si repite modelito, que si le desfavorece el cuello alto, que si la falda de tubo le hace gorda, que si el pantalón de pitillo ya no se lleva, que la falda era demasiado larga o demasiado corta… Yo no soportaría esa presión en algo tan absurdo como la vestimenta que debe lucir un cargo oficial.

Vale que en esta ocasión Carme Chacón ha lucido un modelo que rompía con el resto de los vestidos elegidos por las señoras que asistieron a la ceremonia de la Pascua Militar, todas de gala y vestido largo:

De hecho, en esta foto no sale muy favorecida entre ZP y Rubalcaba que vestían Chaqué, según marcaba el protocolo de la Casa Real (la que se encarga de este tipo de actos). Pero es que en estos casos no creas que puedes presentarte a la ceremonia como a ti te parezca, no que va, aquí hay que dar pelos y señales de la ropa que llevarás, el peinado y si me apuras hasta el perfume que usarás ese día. Luego los asesores de protocolo te dan el visto bueno y tú ya te presentas con tu modelito en la ceremonia.

Así que si el traje/smoking elegido por Chacón para la ceremonia pasó el «filtro» del protocolo no se debería haber hablado más del tema.

Hay temas mucho más importantes para hablar sobre el ejército y los 20 años que llevan actuando en misiones internacionales de paz. Esos 20 años tienen mucho más interés y tiene mucho más de donde sacar temas para llenar páginas y columnas de opinión de los principales diarios del país. Pero no, nadie se leerá una columna hablando bien del ejército, nadie porque en estos tiempos todo lo que huela a militar tiene sabor a rancio, a fascismo…

Cualquier progre oficial tiene un discurso preparado para justificar la desaparición de los ejércitos, pero ninguno sabe encontrar solución a los problemas de pirateo en las costas de Somalia, ni sabría mantener el orden negociando en una mesa para que Palestina deje de apoyar y financiar el terrorismo internacional y que Israel no haga lo que se le salga de los misiles sin que el resto de organismos internacionales haga nada en absoluto para detener la masacre de civiles.

Sin duda has leído este post por el titular que he puesto. Si hubiera hecho un resumen del buen trabajo desempeñado por los militares en los últimos 20 años no habrías ni leído las 3 primeras líneas del post.

Si hubiera llenado el blog de opiniones personales sobre lo que me parece la masacre que está llevando a cabo Israel sobre los civiles de Gaza tampoco habrías leído el post.

Y mucho menos si hubiera defendido las tesis de Israel que justifican este ataque definitivo contra Palestina, un país que desde que en 2.005 no ha invertido en crecer como país sino en construir campos de entrenamiento para terroristas. Ni que la fortuna del difunto Yasser Arafat superaba los 2.000 millones de dólares (si, has leído bien), dinero procedente de las donaciones de los países árabes, y de muchas cuestaciones llevadas a cabo en nuestro país por esos chavales que lucen pañuelo palestino y que defienden a los palestinos como unos oprimidos por parte de Israel, un estado que ha logrado igualar sionismo con nazismo.

Déjalo, mejor sigamos hablando de los pantalones de la ministra, que de este tema entiende cualquiera y así todos podemos opinar…

Publicado por cavalleto

Sátiro de nacimiento, trabajo como técnico en una multinacional de biotecnología. Escribo en este blog personal desde 2004. Aquí saco a pasear el látigo de vez en cuando.