Aprovechando las pocas horas del día en las que no está lloviendo en esta zona de Cataluña, hemos dado un paseo esta tarde por Argentona para ver la Diada de les Catifes de Flors (una tradición que se mantiene desde 1947).

Cuando ya volvíamos a casa me fijé en la torre del campanario de la iglesia y sus peculiares gárgolas. La pequeña nube parecía que era el humo que había salido de sus gargantas, por eso me llamó la atención. Espero que os guste.

Publicado por cavalleto

Sátiro de nacimiento, trabajo como técnico en una multinacional de biotecnología. Escribo en este blog personal desde 2004. Aquí saco a pasear el látigo de vez en cuando.