Elige bien a tu enemigo

Un día cualquiera en un atasco, alguien se calienta más de la cuenta y le dice cuatro cosas al del coche de al lado.

La cosa llega a mayores y a pesar de que tu mujer intenta frenarte tu eres muy macho y te bajas del coche con intención de partirle la cara al capullo con el que estabas discutiendo. Pero no sale como habías pensado…

Increíble el golpe, qué rápido y qué técnica tan depurada. El pobre desgraciado ni ha visto llegar el brazo cuando ya estaba en el suelo durmiendo la siesta.

La próxima vez eligirá mejor a su enemigo antes de bajarte del coche…

Publicado por cavalleto

Sátiro de nacimiento, trabajo como técnico en una multinacional de biotecnología. Escribo en este blog personal desde 2004. Aquí saco a pasear el látigo de vez en cuando.