Otro caso de manipulación en Twitter

Otro caso de manipulación en Twitter

No es la primera vez que hablo de este tema, de lo fácil que resulta manipularnos en las redes sociales, compartiendo imágenes o noticias que nadie se preocupa de contrastar, pero que no dudan en difundir entre sus seguidores.

Hace meses sucedió con una imagen trucada, se difundió entre miles de usuarios, una vez desvelado el montaje pocos difundieron la corrección. Entiendo que cuando quieres atacar a tu rival utilices todas las armas a tu alcance, pero si usas la mentira entonces pierdes credibilidad, algo fundamental cuando crees que tú tienes la razón y no el contrario.

Durante esta semana he vuelto a ver otro caso parecido de difusión de imágenes falsas para atacar al rival, y la gente la ha compartido sin pararse a pensar si era o no cierta. Da igual, lo importante es tener munición con la que atizar y cuanto más sensacionalista, mejor.

(más…)

Share

Despidos 2.0: Por criticar en Twitter a tu empresa

Despidos 2.0: Por criticar en Twitter a tu empresa

Las redes sociales, como cualquier otra herramienta de comunicación, tiene sus riesgos. Me refiero a riesgos personales relacionados con las opiniones que viertes públicamente. Tu libertad para publicar una crítica se puede encontrar de frente con la reacción violenta de quienes defienden lo que estás poniendo en duda. Es más, tu libertad desaparece ante el miedo a las reacciones, al final dejas de opinar públicamente para evitar enfrentamientos, con lo que ganan los que defienden el pensamiento único. Además hay que sumarle un nuevo riesgo, cada día más frecuente. Puedes llegar a perder tu trabajo por el uso que haces de las redes sociales, y no me refiero a que te despidan por estar enviando whatsapps en horas de trabajo.

Aquí llega un dilema que me gustaría comentar contigo. Imagina que como cliente de una empresa haces comentarios críticos sobre ésta en las redes sociales. Por cosas del destino encuentras trabajo en una de esas empresas que tanto criticabas. Mi primera pregunta va relacionada a si aceptarías trabajar para una empresa a la que tanto has criticado. Déjate de historias sobre que si el paro y la crisis. Digo que si “moralmente” aceptarías trabajar en una empresa que has criticado duramente. No es fácil la respuesta, ¿verdad? La segunda pregunta va sobre si las empresas tienen derecho a monitorizar las redes sociales en busca de las críticas de los usuarios y si encuentran que uno de sus trabajadores les ha criticado, ¿podrían despedirle?

Te pongo un ejemplo que he encontrado en Twitter y que me parece especialmente esclarecedor. Lee lo que cuenta Daniel Cana y lo que le pasó por tuitear contra la directiva del Barça:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En este caso encontramos los dos planteamientos del dilema, un trabajador que critica a una entidad (y a sus representantes) y una empresa que le despide cuando tiene conocimiento de esas críticas. Según lo veas puedes resumir que un tipo aceptó trabajar para alguien a quien criticó, o bien puedes decir que una empresa prescinde de un candidato válido por las críticas que hace públicamente.

Parto de la base que criticar es beneficioso, es más, yo sólo critico lo que para mi tiene algo de valor afectivo. No pierdo el tiempo en cosas que no me importan, por tanto que no me interesa que mejoren. Las empresas deberían entender que quien critica (hablo de críticas argumentadas, no confundamos con insultos y menosprecios) está dedicando un tiempo de su vida a encontrar defectos. Creo que en los blogs es más fácil de entender, durante años hemos recibido comentarios a nuestros posts, muchos criticando el contenido por incorrecto.

En mi caso siempre he agradecido esas críticas para corregir posibles errores, pero con el tiempo las críticas se hacen en las redes sociales, no en el propio medio donde está el contenido criticado. Al final no te enteras de que lo estás haciendo bien o mal porque la repercusión no está en tu blog (o tu empresa), sino en las redes. Y claro, no todos tenemos tiempo/ganas de andar monitorizando lo que dicen de nuestro blog (y de nosotros) en las redes.

Y esa es la gran novedad que estoy viendo. Hasta ahora la reputación de una empresa le podía costar dinero, ahora al trabajador también le puede salir caro. Siempre digo que en el momento que aceptas entrar a una red social te debes preocupar de no dar una mala imagen con tus comentarios. Claro que puedes (y debes) criticar, pero dar los buenos días a las 11:00h o compartir fotos borracho un jueves por la noche no son tu mejor presentación de cara a conseguir un trabajo en una empresa seria. No estoy hablando de tener un perfil profesional, digo que hay que pensar siempre dos veces lo que vas a tuitear. Una la piensas por ti y la otra por tu reputación, a cómo te podría dañar de cara al futuro.

Share

La falacia de dedicar el dinero de rescatar las autopistas a los pobres

La falacia de dedicar el dinero de rescatar las autopistas a los pobres

Leo la noticia (y muchos os habéis hecho eco de ella en Twitter) que un informe de Cáritas habla que el Estado en lugar de rescatar las autopistas de peaje (unos 5.000 millones de euros), se destine la mitad de ese dinero para rescatar a 500.000 hogares en riesgo de pobreza, donde no entran ingresos cada mes. Pero será mejor que veamos a fondo este asunto.

Todo nace del documento presentado por Caritas en su adelanto del informe preparado por la Fundación FOESSA, “Análisis y Perspectivas” para el 2014, es “un análisis detallado de los distintos indicadores sociales disponibles sobre Renta y Desigualdad, Empleo, Pobreza y Privación y Derechos sociales”.

Uno de sus responsables hizo estas declaraciones:

Llevamos tiempo tratando de que se habilite un sistema de garantías mínimas, hay 500.000 hogares sin ingresos, acabar con esa situación son 2.600 millones de euros, es un precio claramente inferior a lo que se está hablando que costaría el rescate de las autopistas y hablaríamos de acabar con la pobreza severa, claramente es asumible. Desde Cáritas han propuesto que estos 2.600 millones se destinen a ayudas directas, a un “salario social”para estos hogares sin ingresos que han aumentado de 300.000 en 2007 a 700.000 en 2013.

Francisco Lorenzo

O sea, piden que se repartan 2.600 millones entre 500.000 hogares sin ingresos, eso sería unos 5.200€ para cada hogar. ¿Y tenemos que creernos que con ese dinero se acaba con la pobreza? Ya, claro. Lo que más chirría es que pidan “una paguita” para cada familia a modo de salario social, poco más de 5.000 euros por cada hogar. ¿Qué clase de pobreza es esa que se soluciona con sólo 5.000€?

Estamos hablando de ¿créditos sin pagar? ¿Acceso a la vivienda? ¿Necesidades básicas como ropa y alimentos? Es más, incluso como decía mi amigo @rafaglop:

Además, el mismo informe entra en contradicciones con estas declaraciones, porque indica que sólo el 7% de estos hogares tiene un cabeza de familia con formación universitaria. Es decir, hay condicionantes como la educación, que son precursores del riesgo de pobreza.

Hay alguno que cree que si, por ejemplo mi amigo @edulfc cree que serían suficientes:

 

No, no creo que sea suficiente dinero ni la solución adecuada. Y lo digo por lo siguiente, tenemos metida en la cabeza una máxima errónea. Los recortes no son por gusto, el Estado está en quiebra, no tiene dinero para pagar las políticas sociales a las que estábamos acostumbrados. La tasa de población activa ha descendida y por tanto la de ingresos por impuestos directos.

¿Cómo logramos seguir pagando sin tener los mismos ingresos? No entro a juzgar si se podía recortar más de aquí que de allí, digo que si no tengo dinero yo no puedo seguir pagando la cuota del gimnasio, la cuota de internet, el seguro del coche, la subscripción al diario… Tengo que hacer “recortes” porque mis ingresos no me permiten mantener mi ritmo de vida. Es más, si mis ingresos se reducen tanto, tendré incluso que cambiar de vivienda por una más barata que me pueda permitir.

Entendido este punto, ¿Alguien está en contra de los recortes? Si, claro, el que está a favor de endeudarse más, vivir de créditos que pagarán nuestros hijos en forma de deuda pública. Eso mismo lo siguen haciendo muchas familias que viven de créditos para pagar cosas que ahora mismo no se pueden permitir. Porque es así de simple, si tienes que pedir un crédito es que eso no está  a tu alcance, y antes nos enseñaban que tenías que ahorrar para poder comprar, ahora lloran a los bancos para que vuelvan a relajar el crédito y las familias puedan volver a endeudarse (y volver a repetir la historia que nos llevó a esta crisis).

Los rescates a las autopistas ha sido un error. Difundir falacias sobre la pobreza para lograr repercusión social y el aplauso fácil también es otro error.

Share

Si sufres claustrofobia, mejor que no veas este video

Si sufres claustrofobia, mejor que no veas este video

Hay gente con aficiones peligrosas, los espeleólogos son una raza a parte. Eso de meterse por agujeros en cuevas inexploradas, sin saber si podrás dar media vuelta o si caerás en una sima sin salida hace que se me ponga mal cuerpo sólo de imaginarlo. Si, yo soy de los que no lleva demasiado bien eso de meterse en sitios estrechos, no tengo problemas con los túneles o ascensores, pero si es una cosa como la de este video, entonces creo que directamente me muero allí mismo.

El protagonista se encuentra en un canal formado por el agua en las cuevas de Leck Fell (Lancashire), y por un momento se queda atascado mientras el agua comienza a subir poco a poco. No te cuento el final, mejor lo ves sufres tú mismo.

Share

OMG: Video de cómo eran los Rallyes de hace 30 años

OMG: Video de cómo eran los Rallyes de hace 30 años

Atentos que vienen curvas, nunca mejor dicho. A mediados de los 80 la FIA creó la cateogoría Grupo B, competían junto a los del Grupo A en los rallyes del campeonato mundial, pero con coches preparados especialmente para este tipo de carreras, con muy poco peso y motores muy potentes (implantaron la tracción integral y el turbo).

Si a eso le sumas que hace 30 años las medidas de seguridad actuales no existían (atentos al video en el minuto 1:53m) entenderás que en cada carrera se produjeran varios heridos y con demasiada frecuencia alguna muerte. La FIA acabó prohibiendo esta categoría tan sólo tres años después, pero dejó imágenes como estas:

Una curiosidad, observa que en el video el 99% de los aficionados visten vaqueros (y los que hacen fotos siempre llevan el conjunto camiseta blanca + vaqueros azules). Curioso.

Share