Llega la hora de las teles curvas

Llega la hora de las teles curvas

Llegó la hora de las teles curvas

De pequeño tenía una obsesión con el tema de la televisión. Me fascinaba que mi madre me contase que cuando ella era pequeña no había televisión en su casa. Era algo inaudito, inconcebible para mi. Me imagino que será algo similar a lo que pueda vivir ahora mi hija cuando le explico que cuando yo era pequeño no había móviles ni internet (popular). Hay tecnología que nos acompaña desde hace relativamente poco pero son ya tan fundamentales que cuesta creer que hubo un día en el que el mundo no las tenía a su alcance.

El tema de las teles me ha seguido fascinando desde entonces. En casa teníamos una tele Philips de 30″ que duró más de 15 años. La llegada de las cadenas privadas hizo que me convirtiera en el mando a distancia de la familia, “niño, pon Telecinco que empieza Tutti Frutti”. Así que pronto aprendí que o bien cambiábamos la tele por una nueva con mando o inventaba algo en su lugar. Por suerte teníamos video VHS y aprendí rápido a usar el canal del video para cambiar de canal (bendito día).

Desde entonces no había muchos motivos para cambiar de televisor, era grande, se veía muy bien… Hasta que llegaron los televisores de plasma. Eso de poder colgarlo en la pared y prescindir del dichoso mueble-bar era muy tentador. Así que casualidades de la vida un día un jarrón de flores se derramó (ejem, ejem) y la tele se averió. Llegó a casa una tele plana, ¡Con mando a distancia! Y que se veía de fábula.

Lo curioso es que desde entonces no había motivo para cambiar la tele otra vez. Todo lo que salía era lo mismo pero más grande. Plasma, LED, 3D, SmartTV… Nada era suficiente aliciente para volver a cambiar el aparato, de hecho las teles 3D fueron un fracaso que todavía siguen asumiendo muchos fabricantes.

Hasta que hace poco, paseando por un centro comercial, vimos una tele que nos dejó embobados. Era un modelo de Samsung SUHD con pantalla curva. Una auténtica pasada. Por primera vez encontraba un motivo nuevo para cambiar de televisión.

Televisiones-Curvas-Samsung-Revolucion

Si, tenía una pantalla increíble 4K, los colores parecían salirse de la tele, pero lo que me dejó fascinado fue su pantalla curva, un auténtico avance. Hasta mi mujer que es la más crítica del mundo con los nuevos gadgets que salen al mercado reconoció que le había dejado sorprendida.

Así que ahora ando buscando modelos similares, teles grandes (las 42″ actuales ya me saben a poco), con una calidad 4K y a poder ser con pantalla curva. Por ahora me ha convencido el modelo de Samsung, pero quiero ver si otras marcas emergentes como Xiaomi sacan algo parecido. Siempre estará la opción de LG o de Sony, aunque la última que tuve era de esta marca y fueron todo problemas.

Me he estado informado un poco sobre este tipo de televisores y parece que el hecho de ser curvos, además de la estética (que me cautivó) mejora mucho el tema de reflejos y da una sensación de inmersión mucho más real. Nunca me pondría unas gafas 3D para ver una película en casa, pero con esta tecnología la sensación es muy parecida y sin necesidad de que haya que comprar una gafa para cada uno de la familia (algo que parece que nadie pensó cuando sacaron al mercado las teles 3D).

Veremos qué éxito tiene esta nueva apuesta de los fabricantes por algo tan estético como una pantalla gigante y curva. A mi desde luego me ha sorprendido como hace muchos años no lo hacían.

Los famosos y los anuncios de TV

Los famosos y los anuncios de TV

Los famosos saben sacarle partido a su popular rostro. Un claro ejemplo lo encontramos en los actores y modelos que desde hace unos años también utilizan su imagen para publicitar ciertos productos. Se trata de una estrategia de márketing que suele tener un gran impacto en las ventas de lo que anuncian y en sus bolsillos y que, en muchas ocasiones, no está exenta polémica.

Uno de estos anuncios lo ha protagonizado la modelo y empresaria Kim Kardashian en la última Super Bowl, el acontecimiento del año más caro y esperado para anunciarse.  Kardashian fue la elegida por la compañía de teléfonos T-Mobile para anunciar sus tarifas de datos mientras se fotografiaba con el móvil y aseguraba que era una pena que tantos datos se quedaran sin utilizar.  El spot ha conseguido más de 4 millones de reproducciones y, eso sí, ha generado una gran polémica en las redes sociales.

También en la Super Bowl impactó el anuncio del juego para móviles Clash of Clans protagonizado por el actor Liam Neeson. Tras quedar arrasada su aldea, y explotando su actual fama de héroe vengativo, el conocido actor asegura que se vengará de sus rivales de juego. Es, sin duda, un anuncio divertido y muy comentado.

Aunque si hay un juego de estrategia que se ha popularizado gracias a sus anuncios ése es Game of War, que ha contado con la voluptuosa Kate Upton para promocionarlo y animar al público, especialmente al masculino, a convertirse en su héroe. Sus anuncios se han emitido más de 9.000 veces en programas americanos y, aunque los creadores del juego se gastaron 80 millones de dólares en esta campaña, ya han doblado sus ganancias. La modelo guerrera les ha hecho ganar un millón de dólares al día y ha supuesto una revolución sin precedentes en el número  de descargas del juego.

Otro guerrero, pero en este caso ataviado con peluca y jugando una partida de ping-pong, nos sorprende en el anuncio de la cerveza Bud Light, de Budweisser. Nos referimos al conocido Arnold Schwarzenegger que sorprende a un joven normal que vive la noche más loca de su vida rodeado de rostros conocidos y con alguna que otra mascota como compañía…  Es un spot extremadamente divertido y alocado.

En el mundo del deporte, Rafa Nadal se ha llevado la palma en cuanto a colaboraciones publicitarias gracias a la conocida marca de póquer PokerStar. Ha aparecido en multitud de anuncios simpáticos basados en la idea de cámara oculta. Lo cierto es que las marcas de póker y casino están ganando presencia en España, especialmente en internet. Es que hoy en día ya es posible jugar a la ruleta o las tragaperras en casino online espana desde cualquier dispositivo móvil.

Otro anuncio simpático es el que interpretó en 2012 la actriz Salma Hayek, a quien no le importó ponerse un bigote blanco o intentar ordeñar una vaca para animarnos a que no nos saltemos el desayuno. La industria lechera buscaba cambiar las estadísticas que aseguraban que uno de cada cinco americanos se saltaba la comida más importante del día, el desayuno.

Diferentes rostros para diferentes productos y estilos de anuncios. Pero su objetivo es el mismo, captar la atención y atraer la mirada de los espectadores. Con peor o mejor crítica, todos lo han conseguido.

Los mejores Flashmobs del mundo

Los mejores Flashmobs del mundo

Los mejores Flashmobs del mundo


Cuando Bill Wasik organizó el primer flashmob de la historia por las calles de Nueva York en 2003 seguramente no se imaginaba que la creación artística que había ideado tuviera tanto recorrido. Básicamente, un flashmob es una performance, por lo general con un tono bastante bizarro, realizada por mucha gente en lugares poco comunes. Uno de los puntos característicos es que los participantes de la actuación la organizan por Internet, por lo que tienen una fuerte vinculación con la tecnología.

A continuación puedes ver siete de los flashmobs más espectaculares hecho hasta el momento:

Frozen Grand Central

Este flashmob, realizado en el año 2008 en la Grand Central Station de Nueva York, es un hito en la historia de estas performances. Más de 200 personas se reunieron en este mítico lugar de la ciudad que nunca duerme para “congelarse” en el mismo momento y “descongelarse” minutos más tarde.


En medio de un examen

¿Hay algún momento menos propicio para recibir una sorpresa que el examen de ingreso a una prestigiosa universidad? Precisamente por eso es uno de los mejores escenarios para un flashmob así que los alumnos y el profesor de segundo ciclo de la Universidad de Toronto fueron los espectadores privilegiados de una parodia de Los Miserable.


Flashmob ruso

Moscú en pleno de mes de febrero no es, precisamente, un lugar cálido. Sin embargo, los gimnastas, bailarines e invitados de una fiesta nupcial lograron caldear al ambiente de una famosa plaza de la capital rusa bailando y dando piruetas al son de Puttin On the Ritz. Y todo comenzó con un hombre solitario dispuesto a dar la nota.


La  bienvenida de T-Mobile

Seguramente conoces a esta operadora multinacional por su grandes pack en Smartphones de última generación, como el pack T-Mobile del nuevo celular Samsung, pero también se la conoce por revolucionar el mundo del flashmob en 2010 al dar la bienvenida a los pasajeros del aeropuerto londinense de Heathrow con una actuación en la que no participaron instrumentos musicales, sino que se hizo a capela.


Flashwatz de Tchaikovsky en el Hospital de Hadassah

El 5 de marzo de 2013 el hospital de Hadassah en Jerusalén vivió uno de los flashmobs más espectaculares que se conocen. No en vano la Academia de Música de Jerusalén y la Orquesta de la Danza combinaron esta moderna forma de arte con la música clásica al ritmo de Tchaikovsky. Todo ello en el Día de Good Deeds en el que 370.000 ciudadanos se ofrecieron como voluntarios en una variedad de proyectos en todo el país para el beneficio de otros.


Tributo a Michael Jackson en Estocolmo

Michael Jackson fue uno de los mejores bailarines de la historia y por eso 300 personas decidieron hacerle un tributo en Estocolmo que ha sido visto por más de seis millones de personas.


Estos siete ejemplos demuestran que la enorme creatividad de los flashmob produce un fuerte impacto que puede ser aprovechada con fines reivindicativos, comerciales o de puro divertimento.

Por qué no necesitas comprar un smartwatch ahora

Por qué no necesitas comprar un smartwatch ahora

Hoy leerás muchos posts relacionados con la salida al mercado (en España) del Apple Watch. Como siempre que Apple lanza algo al mercado los usuarios se posicionan entre fanboys y haters, entre los que sólo ven ventajas y los que piensan que es pura basura. A estas horas seguro que ya has leído varios de esos posts, donde se enumeran las ventajas de tener un reloj inteligente hecho desde el punto de vista de Apple, capaz de revolucionar la tecnología en cada gadget que lanza al mercado.

Este post lo puedes meter en la lista haters aunque la verdad, es un post realista, basado en la experiencia de uso y que analiza lo que ofrece hoy en día un dispositivo como este, las necesidades que tenemos y si son capaces de satisfacerlas, pasando por encima de parámetros tan subjetivos como el precio. Y que conste que hace ya dos años que pienso que estos dispositivos saldrían de forma masiva al mercado, pero algo sigue verde, muy verde.

¿QUÉ OFRECE UN SMARTWATCH HOY?

A los de mi generación le pilló la informática en forma de pequeños ordenadores como los Spectrum Sinclair, Commodore, Amstrad. Podías jugar de forma básica y descubrir lo que era programar. Pero sin conexión a internet eran dispositivos muy limitados, muy básicos. Hoy ni los niños más pequeños usarían algo así.

Yo sufrí un fuerte rechazo hacia ese tipo de informática, mi experiencia con Spectrum tiene ahora más de nostalgia que de otra cosa. Tuve un Spectrum Sinclair II y no le saqué ni el 50% de rendimiento. No tuve feeling, no me gusta picar código y no tenía paciencia para escribir docenas de páginas y que un simple error al escribir una orden me jodiera todo el trabajo. Abandoné los ordenadores hasta muchísimos años después, cuando ya estaba el Pentium III en el mercado.

Los que hoy se animen a comprar un smartwach pueden tener una experiencia similar, puede que acaben dando la espalda a esa tecnología porque es inmadura, incompleta y quizá no cubra ninguna necesidad actual.

Partimos de la base de que un reloj inteligente no es independiente, necesita de la nave nodriza de un Smartphone. Es decir, requiere una inversión económica considerable. Parece poca cosa, pero para mucha gente ya es un esfuerzo considerable adquirir un iPhone 6 como para añadirle el coste de un reloj por 400 euros más. Si algo bueno tuvieron los móviles fue que te daban independencia de un ordenador de escritorio, internet y todas las apps iban en tu bolsillo, dándote libertad absoluta. Con un smartwatch no tienes todavía esa experiencia.

Mi experiencia con estos dispositivos ha comenzado con un modesto Pebble, un smartwatch nacido de un proyecto Kickstarter que recaudó diez millones de dólares y que ya ha lanzado su tercer modelo. Su filosofía es algo diferente a la de Apple, Samsung, Motorola y el resto de fabricantes. Su función es más como una pulsera que monitoriza tu actividad física con un excelente sistema de notificaciones. Poco más.

Tienes cientos de apps, pero la mayoría son muy poco productivas por las limitaciones de la tecnología que utiliza el Pebble. Al final lo acabas usando para recibir en tu muñeca los avisos de cuando te llega algún mensaje en redes sociales o un correo. Lo puedes leer, borrar y contestar de forma abreviada usando las respuestas modelo programadas.

¿POR QUÉ NECESITO UN SMARTWATCH?

Buena pregunta. Yo tenía claro qué buscaba en el Pebble cuando lo compre: un notificador de mensajes para no tener que sacar del bolsillo el móvil en el trabajo. Además le doy uso como monitor de actividad física, controlar Spotify en el móvil, despertador inteligente (adaptado a mi ciclo de sueño) y poco más. Como decía hay muchas apps, pero en realidad son pantallas de lo que sucede en tu móvil. En la vida se me ocurría usar el reloj para contestar una llamada, ni para hacer fotos, no lo necesito. Pero si que buscas un asistente que te ofrezca la información más primordial, que no requiera tu atención a menos que sea necesario (aquí hay mucho por hacer, sistemas que filtren como Inbox de Gmail las notificaciones y te avisen de sólo las importantes).

Ahora mismo si te compras un Apple Watch es como si te pusieras un iPhone 1 en la muñeca. Tienes las mismas limitaciones y la madurez de la tecnología es similar. Falta todavía muchísimo para que compense tener algo así en la muñeca.

Y no entro en analizar algo tan fundamental como la personalización de los relojes. Los smartwatches incluyen pulseras de recambio para personalizarlos, pero al final todos llevaremos lo mismo en la muñeca. En la actualidad hay miles de relojes diferentes que te sirven de complemento de moda e incluso te dan algo de personalidad. Eso se puede ir perdiendo cuando lo único que cambie sea el color de la correa.

¿POR QUÉ USAREMOS TODOS UN SMARTWATCH EN EL FUTURO?

Por la misma razón por la que hoy todos usamos un Smartphone. Pero para que llegue ese momento todavía faltan algunos años. Y porque cada vez usaremos menos la opción de teléfono de nuestro smartphone y más otros sistemas de comunicación. Necesitaremos un dispositivo que no nos haga esta sacando a cada momento el móvil del bolsillo, pero que no sea sólo una pantalla de notificaciones.

Y no sólo por eso (al final es una tontería relacionada con la comodidad), también porque llevaremos en la muñeca el dispositivo más potente que hayamos tenido nunca. Un ordenador en miniatura pero que no intente ser otro mini PC como fue el móvil. Tendrá aplicaciones avanzadas que nos acompañe todo el día, ya sean con fines médicos, profesionales o por puro entretenimiento.

Imagina un smartphone sin necesidad de tener que sujetarlo con la mano, que no importe el tamaño de la pantalla y que se adapte a tu uso diario. Eso será el futuro del smartwatch, pero el presente es todavía muy inmaduro. Si te lo compras no hace falta que pongas excusas, lo haces por la novelería, no por el uso intensivo que le vas a dar.

Sense8: La serie que ha devuelto a la vida a los hermanos Wachowski

Sense8: La serie que ha devuelto a la vida a los hermanos Wachowski

Para explicar de qué va la nueva serie “Sense8” no queda más remedio que explicar quienes son los hermanos Wachowski y qué ha pasado en sus vidas en los últimos 10 años. En 1999 revolucionaron la historia del cine con “Matrix“, para algunos una película sobrevalorada, pero la realidad es que cambió tanto al industria como en su momento lo hizo “Star Wars” o “El Señor de los Anillos“.

Pero los Wachowski insistieron en la misma fórmula demasiado tiempo, eran unos maestros de las secuencias de acción y artes marciales, aunque les faltaban buenos guiones. Al acabar de exprimir la trilogía de Matrix, decidieron apostar por un cómic fabuloso, “V de Vendetta” y gracias a la historia que era un regalo y su experiencia en las secuencias de acción, el resultado fue otra obra de arte. El problema es que se quedaron sin ideas, dando palos de ciego (infumables fueron “Speed Racer“, “El Atlas de las Nubes” o “El Destino de Júpiter“).

Todo coincidió con el cambio de sexo de Larry, ahora Lana, que desde 2003 comenzó un proceso de transformación, confirmado públicamente en 2012. Todo ese tiempo de transformación se nota en el cine de los Wachowski, aunque ahora viendo Sense8 se entiende mucho más, está llena de referencias autobiográficas y apuesta una vez más por recuperar la “New Age” de su película “El Atlas de las Nubes“. Si viste aquella película recordarás que eran seis historias entralazadas a través de los siglos, seis personajes que compartían sentimientos y roles en la vida. Pues parece que en “Sense8” han querido seguir explorando ese sendero, para mi muy pasteloso y ciertamente aburrido.

Pero mejor empezar por lo más fácil, explicar de qué va la serie. Pues Sense8” es una expecie de “X-Men” sensoriales, aunque las cualidades de cada uno les confieren algo así como poderes (expertos en lucha, hacking, explosivos, armas, conducción…). Durante los primeros episodios 8 personas de cada rincón del planeta descubren que tienen algo como visiones, pueden contactar con otras personas, pero no sólo verles, también hablar con ellos e incluso trasladarse al sitio donde están. Luego descubren que es algo más profundo, más sensorial, compartiendo lo que sienten entre los ocho (eso da mucho juego con momentos cómicos y otros muy sexuales). Son una especie de humanos evolucionados que comparten una misma mente.

En el grupo hay un policía, un activista del hacking, una Dj, una experta en peleas de kickboxing ilegal, una química, un experto ladrón de cajas fuertes, un conductor de los suburbios de Nairobi y un actor muy sensual. A lo largo de la serie se intercambiarán los “poderes” en momentos claves, creo que el futuro de la serie va por esos derroteros, una especie de comando preparado para todo.

Aunque me cansó demasiado cómo quisieron explicar la personalidad de cada uno, se extendieron demasiado hasta hacerlo cansino. Que todos tenemos sentimientos es obvio, que a veces sufrimos cambios de humor sin conocer los motivos, también. Esta serie intenta dar una explicación a esos momentos, pero todo muy espiritual y no del todo bien resuelto. Se presentaron los ocho personajes como ocho historias, ocho dramas personales, pero por algún motivo que no acabo de entender, a mi al menos me pareció mal resuelto.

De hecho si algo me ha sobrado (mucho) en “Sense8” ha sido la insistencia en el mensaje que quiere transmitir Lana Wachowski. Su apoyo al colectivo LGBT se hace presente en la primera mitad de la serie, en exceso. Su autorretrato se oculta en la pareja que forman Nomi y Amanita. Nomi es una transexual con pasado de delincuente hacker y su pareja lleva un peinado similar al que luce la propia Lana Wachowski. La realidad es que la actriz que interpreta a Nomi es Jamie Clayton, transexual en la vida real.

El elenco me parece muy correcto, creo que hay grandes descubrimientos para el público general en los personajes que han construido Tuppence Middleton (Riley), Max Riemelt (Wolfgang) o Doona Bae (Sun), aunque en su mayoría son actores que ya han trabajado con los Wachowski en anteriores proyectos. Destaco también a Miguel Ángel Silvestre (Lito) que explota una vis cómica magnífica y es de los mejores en su papel.

Los puntos fuertes de la serie son sus localizaciones, el montaje, la música y sus escenas de acción al más puro estilo Matrix. De alabar también su arriesgada apuesta por las escenas de sexo, en su mayoría gay, pocas veces vista en la series más populares, pero siempre presente en los proyectos de Netflix.

La serie ha sido rodada en San Francisco, Chicago, México DF, Islandia, Berlin, Mumbay, Nairobi y Seúl. El montaje de algunas escenas de acción combina planos rodados en varias de estas ciudades, con la dificultad técnica que eso supone. Esto es un punto fuerte, a ver qué otra serie conoces que haya grabado una persecución en coche en las calles de Nairobi o una huida en ambulancia por las montañas de Reikiavik grabada desde un helicóptero.

Por desgracia la serie es irregular, varían mucho de unos capítulos a otros, aunque los que mantienen el listón alto son motivo suficiente para que “Sense8” sea una recomendación acertada. Las escenas más tórridas están grabadas con mucho gusto, las escenas de acción recuerdan a algunas de Matrix:

Por último (no he querido hacer spoilers) te recomiendo estas dos webs sobre la serie:

Sense8 Linked

Capheus Tumblr

Le falta mejorar en los diálogos (densos y aburridos) para ser una serie sobresaliente, pero veremos qué nos traen en la segunda temporada, si son capaces de mantener o subir el listón. La mejor frase de la primera temporada:

Life is just five things: eating, drinking, shitting, fucking… and fighting for more.