En múltiples ocasiones, los visionarios de la ciencia ficción han tratado de predecir el futuro tecnológico mediante libros, películas y programas de televisión y han funcionado como fuente de inspiración para crear el futuro en el que ahora vivimos.

Mientras que en la mayoría de las veces, la imaginación de los escritores narra hechos y productos poco factibles, también existen algunas otras en las que de verdad parece que tuvieran el poder de viajar en el tiempo.

Las predicciones de la ciencia ficción en las pantallas

En 1968, justo un año antes del aterrizaje del hombre en la luna, el cineasta Stanley Kubrick lanzó al público 2001: Odisea en el espacio, una película que llamó la atención de propios y extraños debido a su narrativa futurista basada en un gran realismo científico. En dicha película, Kubrick muestra con gran detalle cómo serían las videollamadas al estilo usado hoy en día por aplicaciones como Whatsapp, o Skype, además de la Inteligencia Artificial, con la computadora Hal.

También en la década de los sesentas, la popular serie de televisión Star Trek hizo un gran número de predicciones de aparatos y tecnologías que utilizamos hoy en día. Uno de los más acertados a detalle fue el PADD, que era una tableta con una pantalla touch, que los personajes utilizaban para comunicarse y obtener información y también como medio de entretenimiento móvil. Es un hecho que el iPad que Apple lanzó al mercado en 2010 tiene hasta el nombre en común y se ha convertido en un artículo bastante común.

El PADD de Star Trek cuenta hoy en día con una aplicación para iPad, que replica en forma de juegos y entretenimiento, los usos que los personajes de la serie le daban al dispositivo. Es increíble ver como una loca idea futurista de 1966 se convirtió en realidad 23 años después, cuando fue lanzada a la venta la primera tableta del mercado; hoy en día, más de 30 años después, el Capitán Kirk podría no solo hacer anotaciones en su tableta, sino conocer la composición del planeta tierra con datos actualizados de la NASA con la aplicación de Dan Miller-Schroeder llamada Sci-Fi Scanner, o hacer planes de modificaciones para el Enterprise con SpaceX. El Capitán Kirk podría incluso ejercitar su mente en lugar de con ajedrez (con el que incluso vencía a los Vulcans) con alguna de las múltiples versiones de Blackjack que algunos casinos en línea ofrecen, para jugarlas en donde sea; de esta forma podría seguir desarrollando sus habilidades como estratega, ya que este tipo de juegos ayudan a desarrollar el pensamiento crítico y la concentración. También podría jugar Star Trek Trexels, un juego de estrategia creado por YesGonomes y con el que se puede ejercitar la memoria y el pensamiento crítico. Lo que si no nos cabe duda es que la fantasía de Star Trek ha inspirado fuertemente el presente en el que vivimos y seguramente seguirá influenciando el futuro, pues aún quedan inventos pendientes, como la teletransportaciíon.

IMAGE SOURCE: pixabay

Por su parte, Iron Man (Tony Stark) el personaje de los cómics y la pantalla grande, ha influenciado la tecnología armamentista de los Estados Unidos con su largo historial de armaduras Mark. La serie de armaduras de Iron Man le brindan capacidades extraordinarias, como la resistencia a balas, fuerza sobrehumana, sistemas de control de estado de salud, intercomunicación, la capacidad de volar y al asistente virtual Jarvis. Aunque el desarrollo de un traje capaz de volar como el de Iron Man aún no es muy fácilmente factible, el ejército de los Estados Unidos ya cuenta con prototipos que serán puestos a prueba en la segunda mitad de 2018 y que incluyen tecnologías como los displays de información similares a Google Glass, control de temperatura corporal, monitoreo de oxígeno y signos vitales, y un exosqueleto que le brinda fuerza superior y resistencia a las balas al soldado que utiliza el traje.

Libros que han narrado el futuro de la tecnología

En 1865, Julio Verne escribió acerca de un proyectil que transportaba humanos a la luna en su libro De la Tierra a la Luna. 104 años después, la misión espacial Apollo 11 fue la primera en transportar humanos al espacio exterior y llevar una cápsula a la Luna, logrando que los astronautas Neil Armstrong y “Buzz” Aldrin se convirtieran en los primeros humanos en pisar la Luna.

IMAGE SOURCE: pixabay

Por su parte, el británico H.G. Wells describió en su libro de 1898, La guerra de los mundos, una invasión por parte de los marcianos a la Tierra. Si bien, este hecho no se ha convertido en realidad, Wells describe dentro de la novela el armamento marciano, que cuenta con un rayo de calor letal que desintegraba a los humanos. Ya en el siglo XXI, el ejército de los Estados Unidos cuenta con un arma llamada Active Denial System, que es un proyectil de microondas diseñado para lanzar ondas de calor extremo en una forma no letal.

Isaac Asimov es considerado como uno de los escritores más prolíficos de la ciencia ficción, la robótica y el futurismo. Entre sus más de 500 libros y publicaciones, Asimov predijo en un ensayo publicado por el New York Times en 1964, llamado Una visita a la feria mundial de 2014, el uso de vehículos con cerebros de robot, anticipando así los avances de hoy en día hechos por compañías como Tesla, con sus sistemas de conducción autónoma.

La exploración del planeta rojo fue otro de los tópicos de Issac Asimov, ya que según su ensayo sobre el año 2014, ya existirían naves no tripulados explorando la superficie de Marte. Al respecto, la NASA comenzó la exploración marciana con anticipación a lo escrito por Asimov y en 2003 lanzó al espacio el Mars Exploration Rover (MER) Spirit, que realizó estudios de exploración hasta 2010, además de que el MER Opportunity continúa con su exploración activa aún en 2018.

IMAGE SOURCE: pixabay

Existen muchos otros ejemplos de predicciones futuristas que dejan volar la imaginación y van marcando el camino hacia las tecnologías de las próximas generaciones. Es una realidad que el ser humano consiguió llegar al espacio en menos de 100 años desde que los hermanos Wright comenzaron a diseñar sus prototipos, así que el futuro está mucho más cerca de lo que se puede pensar gracias a la tecnología de hoy en día.