Inspirado por un proyecto de mi amigo Enrique Sanz de hace unos cuantos años me animé a hacer un proyecto de bricolaje (lo que los modernos ahora llaman DIY) para construir mi propia consola de mandos para jugar a las emuladoras de máquinas recreativas.

Todo empezó hace ya casi un año cuando me compré una Raspberry Pi 3 a la que le instalé Recalbox con unos cuantos juegos de varias emuladoras (soy fan de Neo-Geo y Mame). Vale, confieso que la compré ya con todo instalado porque no conocía nada de este sistema y creía que era todo mucho más complejo. Pero si te animas a hacerlo no temas, es tan simple como montar el kit de la Raspberry y seguir las instrucciones de cualquier video de Youtube. De hecho tienes archivos con todo lo necesario, sólo hay que grabarlo a una tarjeta SD de 32Gb, introducirla en la RP3 y empezar a disfrutar.

Kit Raspberry Pi 3

Desde entonces he estado jugando con un par de mandos 8bitdo Nes30 Pro que eran muy cómodos al no tener cable, pero la experiencia no era tan real como cuando jugabas a una recreativa. Está muy chulo por su diseño y por la jugabilidad, pero no, no es lo mismo que un joystick de toda la vida ni unos botones a los que darle toda la caña del mundo (así no hay quien se pase Track&Field si no puedes usar el truco del mechero).

Precio: EUR 36,82
Precio recomendado: EUR 39,99

Echaba de menos la palanca y los botones originales de las viejas máquinas recreativas. Nunca tuve videoconsola, yo soy de la vieja escuela que se crió en los salones recreativos jugando a las “maquinitas” y los futbolines. Así que busqué una solución económica y me decidí por un kit de palanca, botones y controladora que encontré en Aliexpress a muy buen precio. No era la palanca clásica pero como siempre estaré a tiempo de sustituir esta económica por otra mejor.

 

 

Tenía ciertas dudas con la palanca, no se parecía a la clásica de Industrias Lorenzo con las que hemos jugado toda la vida. Este modelo se llama Sanwa y no a todo el mundo le gusta (el palo es corto para mi gusto). Los botones también tenían un tacto diferente al que estaba acostumbrado. Los botones de las recreativos solían ser convexos, pero estos son cóncavos, eso creo que también se nota a la hora de jugar. Por suerte la controladora (para conectar los botones con la RP3 vía USB) era buena, admitía hasta 12 botones y venía con todo el cableado necesario.

Lo siguiente fue construir la caja para poner todos los componentes. Tenía la opción de buscar algún cajón de madera y hacerle alguna chapuza, pero quería que quedase más profesional y con mejores acabados. Por suerte tengo un suegro muy manitas que me ayudó mucho a la hora del montaje. Como él tiene un taller con buenas herramientas y sabía que me ayudaría, yo me centré en la parte de diseño y tras varios bocetos elegí este imagen para la tapa de la consola. No me quise complicar mucho, sólo busqué un fondo de pantalla con un tema relacionado con Pac-Man y lo fui decorando con algunos detallitos, los logos de las emuladoras, RecalBox, RaspBerry…

Diseño tapa mando arcade

Elegí una configuración con 8 botones de juego más el de Select, Start y otro botón que puse en el lateral para que haga de hotkey (para salir del juego). La distribución fue más o menos a mi gusto, encontré varias plantillas pero al final lo hice más desde el punto de vista de la ergonomía.

Mi idea inicial era usar unos listones de pino y ponerle una tapa con este diseño hecho sobre papel de fotografía, cubrirlo con una tapa de metacrilato y hacerle los orificios. Pero claro, mi suegro no quería que hiciera una chapuza y me sorprendió con este resultado:

El resultado superó con creces mi idea inicial que era armar una estructura con tabla de pino y forrarla de vinilo adhesivo. El problema es que no tendría mucho peso y eso sería un problema a la hora de jugar. Mi suegro eligió unos listones de PVC que daban bastante peso. La tapa está hecha con una plancha de aluminio a la que le pusimos el gráfico sobre un vinilo adhesivo. Antes de montar la botonera y el mando le dio una capa de barniz para prevenir el desgaste en las zonas de más uso.

La instalación es de lo más sencilla, sólo había que montar los conectores siguiendo este esquema y luego configurar el mando desde las opciones de Recalbox.

Resumen:

Mucho mejor de lo que había imaginado, pero me queda la espinita que tuve mucha ayuda profesional y eso me quita mérito en el proyecto. El diseño gráfico me encanta, creo que fue un acierto combinar así los colores y elegir la botonera de color blanco.

Ahora la experiencia de jugar a los emuladores es mucho más real, recuerda mucho más a la experiencia que se tenía usando las recreativas de los años 80-90.

Bueno, os dejo que me voy a echar unas partidas a Metal Slug.