El salto de calidad que están dando la mayoría de auriculares bluetooth se debe a la mejora que experimentaron con el protocolo 4.1 que reduce el ruido y mejora muchísimo la señal. Siguen pecando de falta de definición pero la sensación es que ya no hay tanta diferencia de sonido con o sin cables. En este análisis de los auriculares bluetooth deportivos Aukey EP-B4 lo he podido comprobar de primera mano.

Como ya es habitual en los productos de Aukey, la calidad y el diseño están a la altura. Este fabricante va ganando reputación por sus productos que reúnen lo que todos buscamos: buen diseño, buena calidad y buen precio. Este modelo lo puedes conseguir por menos de 20€ y sus prestaciones superan muchísimo ese precio.

Siempre que hago un análisis con productos cedidos por la marca, primero les doy una semana de uso como mínimo para experimentar todos los problemas habituales en estos dispositivos, así que este tipo de análisis sólo están basados en mi uso personal, quizá en otras reviews leas opiniones diferentes e incluso contrarias, pero eso es lo que tiene escribir basado en sensaciones personales y no sólo leyendo las características técnicas que hay en la caja.

Nada más sacarlo de su caja la sensación es de calidad, tanto por los materiales como el peso de los auriculares (41g). En la caja viene el juego de auriculares, una bolsa para guardarlos, un cable USB-microUSB para cargarlo, varios juegos de tapones y adaptadores auriculares, para que los puedas ajustar a la forma de tu oreja. En teoría esto ayuda a que el auricular no se caiga cuando practicas deporte, pero depende mucho de tu forma de entrenar, yo lo he podido probar trotando un rato y en bicicleta por caminos de piedras y no se me ha caído, aunque a veces sí daba la sensación de que iban a saltar. Cambié a un tapón más pequeño y la sensación mejoró. También descubrí que esa pieza pequeña redonda y negra de la foto servía para ajustar el cable, que no quede colgando por detrás de la cabeza, eso sí que ayudó a que no se movieran más los auriculares cuando vas corriendo.

aukey aukey

En cuanto a botones llevan los justos y necesarios, están todos en el auricular derecho donde lleva el de encendido, el control de volumen (también para cambiar de tema) y el micrófono. Sí, con estos auriculares también puedes contestar llamadas si te pilla haciendo deporte. En el auricular izquierdo no hay botonera pero sí la entrada de microUSB que está muy bien protegida con un tapón de goma. El botón de encendido parpadea en azul cuando se enciende y en rojo cuando lo estás cargando, que vuelve a cambiar a azul cuando está cargado.

Al encenderlo por primera vez se escucha una notificación con voz femenina de que está encendido (en inglés), también avisa cuando se ha apagado, cuando está en modo emparejamiento y cuando se ha emparejado con tu móvil o tu ordenador.

Los auriculares Aukey EP-B4 disponen de perfiles bluetooth HSP, HFP, A2DP, AVRCP y la tecnología audio aptX que mejora la compresión del sonido, aplicando algoritmos para optimizar el rendimiento.

El fabricante garantiza resistencia al agua, pero no son sumergibles. Están diseñados para soportar salpicaduras y el sudor propio de realizar ejercicio con ellos puestos.

La autonomía ha sido una de las grandes sorpresas junto a la calidad de sonido (parece que la tecnología aptX es realmente efectiva). He conseguido más de 5 horas de uso escuchando música desde mi smartphone, y en espera he calculado más de 170 horas. Increíble que tenga una batería de sólo 100 mAh, parece que en eso han demostrado que son grandes fabricantes de baterías y optimizan su rendimiento al máximo.

Nota: 8

Lo mejor: Autonomía, calidad de sonido, relación calidad/precio.

Lo peor: El peso puede ser excesivo para muchas orejas que tendrán problemas para evitar que se caigan. Se trata de probar con los tapones y adaptadores hasta dar con la mejor combinación. También hay que ajustar bien el cable para que no vaya colgando, que es lo que provoca que se caigan los auriculares.