Cada vez cuesta más que te lean, aunque los que escribimos en blogs personales sabemos que eso ha sido así siempre, porque si viviéramos sólo de las estadísticas no creo que siguieran existiendo hoy en día.

Pero ahora parece (al menos es lo que yo he notado) que los blogueros se están dispersando en busca que de un poco de atención. Los nuevos reyes de Youtube, Instagram, Snapchat… Son los que tienen audiencia y cada vez más influencia. Eso para los blogstars está siendo complicado de aceptar, el ego les ha llevado a seguir escribiendo pero las redes sociales les arrancaron la mitad de sus seguidores y ahora las diferentes plataformas están acabando de enterrarles.

Todos sabemos que esos nuevo reyes tienen fecha de caducidad y en pocos años (tal vez meses) nadie les recordará, como pocos recuerdan a los primeros blogueros que lograron repercusión en España, y eso que en su momento construyeron grandes comunidades de lectores fieles que les hicieron incluso vivir de escribir en su blog. Hoy un chaval de 18 años logra llegar a más gente en su canal de videojuegos en Youtube que ese blogstar en sus mejores días.

Entiendo que mucha gente esté loca buscando su nuevo púlpito desde donde hablar a “su público”. Veo que a algunos que se han pasado a Youtube, el medio es muy agradecido y consumido masivamente. Pero también es cierto que la competencia es enorme, hay gente ya con muchos años de experiencia que se lo toma en plan profesional y están ganando cada vez más influencia fuera de su canal. Además de la llegada masiva de famosos y famosillos que ante el vacío de la televisión han apostado por crear su propio canal de comunicación (Chenoa, José Mota…).

Esta llegada de famosos ya la vivimos en los blogs, donde muchos abrieron su primer canal de contacto directo con sus seguidores, antes de la irrupción de las redes sociales. No queda vivo ninguno de aquellos blogs, ayer todos se fueron a Facebook, Twitter y en el 2016 les veremos migrar hacia Youtube, Instagram y Snapchat.

No, no me verás ante las cámaras, pero no descarto añadir a SoyPlastic un podcast semanal. No lo tengo decidido todavía, ando organizando otro podcast con algunos buenos amigos y en función de cómo vea que progresa y si me voy adaptando al medio puede que lo intente aquí. Con mi habilidad natural a la hora de apostar por medios abocados al fracaso creo que me lo voy a pensar. Si encuentro el formato adecuado quizá sea una gran novedad en SoyPlastic que ya va camino de 12 años de vida y no le vendría nada mal evolucionar un poco.

Evidentemente sería un podcast personal, de esos que no escuchará casi nadie, hablando de todo como hago aquí, sacando mi látigo a pasear de vez en cuando. Si ya es difícil que lean tu blog imagina que alguien escuche tu podcast personal. Pero oye, los que lo hacemos por hobby no nos rendimos nunca mientras nos divierta el experimento.

No tengo experiencia en el mundo de la radio, por no tener no tengo ni micrófono. Pero quizá sea precisamente eso lo que me llama más la atención. Comenzar desde cero otro proyecto personal y por el camino descubrir los placeres de la radio, un gusanillo que entra en mucha gente y que luego no son capaces de abandonar. No tengo intención de crear una comunidad de oyentes, es más por el simple placer de explorar el mundo de la radio en formato de podcast. Si me lo tomo así, sin mirar estadísticas ni repercusión, entonces seguro que durará muchos años.

Pues nada, aquí está mi propósito de cara al 2016.

cassette-podcast