Sin duda la llegada al mercado del iPhone 6 ha sido una de las grandes noticias del mundo de la tecnología móvil este año. Los usuarios y fans de Apple esperaban con nervios la puesta a la venta del último invento de la marca de la manzana y, sin duda, no han sido decepcionados. Uno de los motivos de que esto haya sido así es la cantidad de sensores y funciones que contiene. Se puede medir la frecuencia cardiaca o, incluso, la presión atmosférica a través del sensor barométrico que incluye.

Quizás muchos usuarios se pregunten qué interés tiene conocer estos datos. Sin embargo la utilidad de esta función puede ser múltiple. En primer lugar, amantes de algunos deportes como el montañismo, la escalada o el ciclismo pueden recoger, a través del barómetro, datos de mucho interés ya que la presión está relacionada con la altura por lo que tendrán información acerca de las ascensiones que han realizado. Se trata de cuestiones que tienen gran relevancia en este tipo de deportes, afecta a la presión arterial y marca la calidad del esfuerzo realizado.

Asimismo, puede tener simplemente una relevancia curiosa ya que con este sensor se pueden resolver dudas como la altura de un edificio o, por ejemplo, la altura real a la que llega una atracción de ferias. Por otro lado, los cambios meteorológicos vienen acompañados de cambios de presión y, de hecho, las borrascas no son más que bajas presiones y los anticiclones, altas presiones.

Para poder aprovechar el sensor incluido por el iPhone 6, un terminal que ya se puede adquirir a través de compañías como T-Mobile, es necesario descargarse las aplicaciones que completan su uso. Barometer, por ejemplo, es una sencilla app que simplemente consiste en una interfaz que muestra los datos recogidos por el barómetro del iPhone 6. Pressur es otra aplicación similar a la anterior aunque un poco más compleja ya que además de la información recogida por el barómetro del aparato en ese momento cuenta con otras tres pestañas más en las que informan de las lecturas recientes o la tendencia y evolución de la presión a lo largo del tiempo. Por último, Thermo-Hygrometer es una aplicación relacionada con la meteorología que combina el uso de la localización y la información aportada por el sensor barométrico para realizar predicciones meteorológicas bastante ajustadas. Se trata de una app muy completa que da muchísima información que, además, está bien diseñada ya que es muy visual y fácil de entender.

En definitiva, es probable que poca gente se decida con hacerse con un iPhone 6 por el mero hecho de que contenga un sensor barométrico para medir la presión atmosférica pero también es indudable de que es una muestra más del nivel de sofisticación al que ha llegado Apple con este nuevo terminal. Y es que esta función, junto con el resto de sensores y opciones que ofrece el iPhone 6 hacen que el nuevo invento de Apple parezca el límite al que puede llegar la telefonía móvil… hasta que Apple dé otro sorprendente paso, evidentemente.