La muerte del rey de Arabia Saudí hizo que miles de súbditos quisieran mostrar sus condolencias con la familia real. Así que siguieron la tradición de estrechar sus manos, uno a uno, como se hace en otras casas reales europeas. Sólo que allí tuvieron una brillante idea para no tener que hacerlo “en persona”.

Hicieron unos carteles a tamaño natural de los tres miembros principales de la familia real y contrataron a tres extras para que asomen la mano. Es lo más WTF que he visto en mucho tiempo.