Empiezo diciendo que no he votado en el #9N, aunque me habría gustado hacerlo si todo hubiera sido de otra manera o tal vez más sincero.

Lo primero es justificar mi decisión de no participar, porque si algo he hecho siempre es votar en todas las elecciones, me lo inculcó mi madre que me recordaba siempre la de personas que habían dado su vida para que yo tuviera ese derecho. Si ese hubiera sido el único condicionante no me lo habría pensado, sólo se trata de un voto, uno más.

La votación que se ha realizado el nueve de noviembre ha ido mutando a lo largo del tiempo. Comenzó siendo una especie de referéndum para conocer la opinión de los catalanes sobre la independencia de Cataluña. Pero cuando el rival no se presenta entonces la consulta no tiene mucha validez, no puedes engañarte jugando al solitario. Si quieres preguntar a la gente su opinión sobre un tema pero sabes que sólo irán a votar los que opinan como tú, no tiene sentido, es una chufla.

Pero luego esa primera consulta por la independencia fue suspendida, entonces comenzó a venderse como una consulta popular para conocer la opinión de los ciudadanos, sin más. Vayamos a votar y que cada uno exprese su opinión, aunque las papeletas seguían siendo las mismas y no había campaña a favor del no. Si, ya sé que el ciudadano que hoy en día no está informado es porque quiere, aún así sigue siendo hacer trampas al solitario.

Casi me convencen de ir a votar cuando me vendieron que era una forma de reclamar el derecho a votar, una reivindicación democrática, pidiendo que se escuche la opinión mayoritaria del pueblo de Cataluña. Y digo que casi me convencen, porque eso no es lo que luego hemos leído en los medios, no es lo que han vendido los políticos responsables. En mi entorno he visto a voluntarios del #9N que repartían papeletas con el Si Si ya marcado. Es poco serio. Tampoco ayuda que haya gente que ha votado con el DNI catalán. O sea, que acepto la consulta pero que no lo vendan como algo serio. Si mañana se organiza una consulta con urnas para reclamar el derecho a votar, tendrán mi voto.

dni catalán

La consulta del #9N es una manifestación pública más como lo fue la Vía Catalana y la V Catalana del pasado once de septiembre. Con la diferencia de que en esta ocasión habrá mucha gente que exprese su no conformidad. Los que no han participado no tienen derecho a reclamar la mayoría silenciosa, no toca. Ha sido una protesta muy bien organizada, un ejemplo más de la capacidad de organización que tienen los catalanes, sin actos violentos, que eso hace que tenga el doble de mérito todo esto.

Corrijo, si que ha habido actos violentos, por parte de un par de fascistas en Girona que trataron de reventar el acto llevándose la urna con votos. No contaban con que habría por la zona, casualmente, jugadores del equipo de rugby de Girona, así que acabaron retenidos y posteriormente detenidos por la policía.

http://youtu.be/IT2k5cFi_nM

Defiendo incluso este #9N porque cuando hay una minoría a la que no se le deja decidir, hay dos opciones. O cambias las reglas (reformar la Constitución) o esa minoría rompe esas reglas. La Constitución se cambia mañana mismo si el PP y PSOE quisieran, ya la han cambiado dos veces, una con el referéndum de la OTAN y otra con la reforma propuesta por la UE para obligar al Estado a recortar el gasto para hacer frente a los acreedores de deuda pública.

No podemos decir que están rompiendo las reglas cuando no hay voluntad de cambiarlas. Cuando tú no estás a gusto en tu casa tienes dos opciones, te aguantas o te largas. Y cuando dices que te vas tus padres actúan de la misma forma que está actuando hoy el Estado. Te mete miedo de que sólo te irá peor, te prohibe que cruces la puerta… Te suena, verdad?

Si el día de mañana mi hija me pregunta que por qué no voté en el #9N le diré que no fue un proceso claro, se vendía como una reivindicación democrática pero no hubo garantías democráticas. Que igual que acepto que haya gente que se abstiene en unas elecciones democráticas con todas las garantías, todas las ideologías, todas las campañas políticas, yo he decidido abstenerme porque no tenía garantías del uso que se haría el día después con mi voto.

Lo que me choca, y mucho, es que haya gente que defiende su derecho a la abstención y se moleste porque yo haya imitado su comportamiento. Lo siento, soy un tocacojones desde pequeño, si contaban con mi complicidad así como así, estaban equivocados. Lo peor es tener que soportar que me metan en el saco de los que están contra la consulta, es un “o conmigo o contra mi”, y eso es un error del que no les voy a sacar.

Espero que pronto haya una nueva consulta, legal, con todas las garantías y poder expresar mi opinión en forma de voto, que al final no es tan importante, sólo un voto más.

Y por último, como bético entiendo perfectamente a un catalán independentista. El Sevilla FC tiene mejor estadio, mejor equipo, ha ganado más trofeos, no habría motivos por los que ningún niño sevillano quisiera ser bético, con una mierda de equipo, un estadio sin terminar y en 2ª División. Pero en Sevilla hay más béticos que sevillistas. No hay lógica, pero la gente toma decisiones con el corazón antes que con la cabeza.