Tras casi 10 años viviendo en Cataluña me he acostumbrado a lo diferentes que son las fiestas populares aquí respecto a mi tierra natal (Andalucía). Al principio me costó mucho encontrarle la gracia, la diferencia es considerable, sobre todo porque los andaluces somos muy participativos, cualquier fiesta tiene gente dedicada a su organización, es más, habitualmente hay gente en lista de espera para poder participar (ya sea semana santa, reyes magos, verbenas, romerías…). Aquí hay muchos pueblos donde las celebraciones son muy poco participativas, la gente joven no sabe valorar una fiesta tradicional y no se dan cuenta que con el paso de los años se acaban perdiendo, y sólo los pueblos que han sabido mantenerlas luego pueden explotarlas de cara al turismo.

Por eso os dejo las cinco mejores fiestas populares catalanas, donde si han sabido manter la tradición y ahora cuentan con miles de visitantes cada año (si, seguro que alguna faltará, pero estas son mis preferidas):

Noche de San Juan

Es sin duda la gran fiesta popular, aunque en las playas de Barcelona se acaba convirtiendo más en una bacanal de alcohol y sexo (los guiris flipan ese día, aunque luego muchos acaben buscando putas en Barcelona por si no lograron ligar). Pero en realidad es una tradición que se celebran en todos los pueblos, todas las familias participan de la verbena, ya sea en casa o en algún barrio con más amigos. Los petardos, fuegos artificiales y las hogueras dan el toque especial a una fiesta que muchos esperan durante todo el año.

1340619092139

Sant Jordi

Esta es de las tradiciones que más me gusta, cuando lo viví por primera vez sentí una gran envidia de esa sociedad que celebraban una fiesta regalando libros. Lo habitual que te encuentras en España es que alguien lance una cabra desde el campanario o le ponga bolas de fuego a un toro, así que descubrir que hay gente que entiende que regalar cultura es motivo de celebración, me parece un rayo de esperanza. Creo que los niños en el colegio celebran más Sant Jordi que otra fiesta, preparan todos sus postales para dedicárselas a sus “amados”, interpretan la leyenda de Sant Jordi y el Dragón, fabrican rosas de celofán para regalársela a sus “novias” y si no a mamá, que esa siempre recibe alguna.

1334826135_874460_1334826541_noticia_normal2

La Patum de Berga

Me encanta el fuego, así que en cuanto descubrí a los grupos de “diablos” me aficioné a esta fiesta popular. Cada año, para la fiesta mayor, varios grupos de diablos hacen “correfuegos” por el pueblo, lanzando mil petardos y bengalas. Pero si te gusta el olor a pólvora, la meca está en Berga, donde se celebra “La Patum”, un espectáculo sensacional donde se reúnen las mejores “bestias” de Cataluña.

Patum_Berga-1

Concurso de Castells de Tarragona

Otra tradición que es tan diferente que te atrapa, es un espectáculo difícil de explicar y sólo lo entiendes cuando por primera vez lo ves de cerca. Es entonces cuando valoras el mérito de las colles castelleres, esa capacidad de organizar a tanta gente, que trabaja durante todo el año para realizar construcciones imposibles, poniendo en juego su pellejo. Si, hay parte de polémica por el riesgo que corren los niños que suben arriba, pero eso también da un toque especial a esta tradición.

castells_0015

Fiesta Mayor de Gràcia

Esta fiesta no es tan antigua, pero si que ha logrado movilizar a todo un barrio que en fiestas reciben miles de visitantes, cada vez más guiris, que valoran cómo los vecinos decoran las calles. La primera vez que fui me sorprendió, las decoraciones van mucho más allá de los típicos farolillos y las macetas colgadas en las ventanas. Hay un pique curioso que convierten las calles en obras de arte, en serio, son geniales, y todas hechas con materiales reciclados.

MG_1725rovira725-.JPG-sign-