Esta repostera está elaborando pastelillos Mochi, hechos con harina de arroz, miel, cacahuetes y sésamo. Un bocado estupendo para llevártelo cuando vas a echar un día de senderismo. Pero por alguna razón este pastelillo vuelve locas a las abejas, que han invadido el puesto de la vendedora.

Ojo, la señora no deja de amasar y pasar el rodillo por muchas miles de abejas que haya, de hecho te apuesto que el que compre uno de sus pastelillos se come más de una abeja. Asqueroso y peligroso si eres alérgico: