Un ejemplo más de que la crisis ya asusta menos y que la gente sigue teniendo dinero (mucho) para sus caprichos, lo podemos encontrar por ejemplo en una anécdota. El próximo 4 de julio actúa en Barcelona el mítico Elton John, lo hará en el festival Cap Roig, será un sólo concierto y el precio de las entradas era entre 200 y 260€. Pues bien, se agotaron en sólo 20 minutos desde que se pusieron a la venta en la web.

¿Crees que hace 2 años se habrían agotado tan rápido las entradas para ver a Elton John? Ya has visto cuando se han puesto a la venta las entradas de los Rolling Stones, que actuarán en el Santiago Bernabeu (hace siete años que no visitan España) y muchos consideran que será la última oportunidad para verlos en vivo. Gente con dinero (mucho) haciendo cola en la calle, delante del ordenador para comprarlas, que llegaron a saturar el servidor.

Y ya ni te cuento cómo volarán las entradas para el mundial de Brasil, los precios para ver el España – Holanda, los he podido ver en Ticketbis, van desde los 250€ hasta los 1.950€. Que digo yo que por ese precio además de ver el partido te deben hacer socio de alguna empresa, he visto startups que buscaban menos capital inicial de lo que cuesta una entrada que seguro se agotará en cuestión de horas. Eso si, asistir a un mundial de fútbol en Brasil debe ser espectacular, un país donde se vive ese deporte las 24 horas del día, todos los días del año, que más bien parece una religión que un simple juego. Por cierto, faltan sólo 70 días para que comience el mundial.

Ese tipo de detalles, junto con el récord de ventas que están teniendo algunas marcas de coches, son las señales de que poco a poco va desapareciendo el miedo entre los que no han sufrido la crisis en carnes propias.

Cuando los ingresos descienden en casa lo primero que haces es reducir los gastos innecesarios, dejas de gastar alegremente, no gastas tanto en “vicios”… En definitiva, miramos más en lo que gastamos el poco dinero que sobra después de pagar gastos corrientes.

La crisis que estamos viviendo no a afectado a todos por igual, de hecho para muchos españoles la crisis ha pasado de largo sin que les afecte, leí que más de siete millones de trabajadores siguen en el mismo puesto después de la crisis. Es decir, la cosa se ha puesto jodia para mucha gente, pero seguimos siendo millones los que hemos mantenido nuestro trabajo y, lo que es más importante, nuestro nivel de vida con los mismos ingresos mensuales.

Aún así las constantes noticias negativas que vemos en prensa nos han metido el miedo en el cuerpo, los que tenían contratos de larga duración veían cómo sus amigos perdían el trabajo porque su empresa cerraba. Eso ha hecho que el consumo se redujera a niveles desconocidos desde hace más de 35 años. De hecho siempre he mantenido que el miedo ha hecho más daño que la propia crisis. Cuando había tanta gente con miedo a perder el trabajo, han dejado de gastar y eso ha provocado una caída del consumo, con el consiguiente cierre de empresas que vieron reducir sus ingresos fijos.

Cuando salen noticias macroeconómicas son muchos los que critican que eso no afecta a las familias, pero se equivocan. El cambio de perspectiva general afecta a la confianza, al consumo. Es cuestión de tiempo que esa confianza se contagie, que tú te decidas a cambiar por fin el coche, que decidas gastar esos ahorros que tenías guardados desde antes del comienzo de la crisis.