El último fenómeno mediático se llama Dan Bilzerian, y en resumidas cuentas es un niño de papá, millonario de nacimiento, que tras fracasar como marine decidió dedicarse a jugar al póker de manera profesional. Hoy es un multimillonario con una fortuna estimada en 100 millones de dólares, que dilapida en comprar armas y vivir sin complejos rodeado de lujo y tías buenas.

Imagino que un tipo así se aburrirá fácil después de comprar todo lo que se le ocurra y pasarse por la piedra a cuantas tías le apetezca, así que es lógico que busque nuevas formas de entretenimiento.

Ayer día 24 estaba como siempre, rodeado de tías buenas (él no lo dice nunca, pero la mayoría son prostitutas o actrices porno) y jugando con sus pistolas. Ahora que lo pienso, es como Torrente con mucho dinero (ahora te toca leer esto con voz de Torrente: – Qué, chaval, te gustan las pistolitas?).

A lo que iba, estaba rodeado de tías buenas, entre ellas la pornstar Janice Griffith, que se apuntó a un juego. Bilzerian le quería lanzar desde el tejado hasta la piscina. Eso si, ella tenía que ir desnuda, para así poder luego vacilar a los colegas diciendo: – Mirad tíos, mirad cómo lanzo a una puta a la piscina desde el tejado. Lo que pasa es que esta vez el juego le salió mal y este es el resulado:

La protagonista ahora tiene un pie roto y piensa pedir un montón de pasta a Dan Bilzerian, quien tras llevarla a urgencias no le pidió disculpas.

Vamos, el tipo ganará un par de partidas de póker a cuatro millonarios árabes y con esa timba le pagará el pie nuevo a la tonta del bote esta.

Actualizo:

Me encanta esta definición de lo que estaban haciendo encima del tejado: