Estoy especialmente sensibilizado con el tema de la Fibromialgia, creo que ya os he contado en alguna ocasión que nada más acabar la carrera tuve la oportunidad de trabajar para un par de asociaciones de enfermas de Fibromialgia en Sevilla. No conocía nada de ese síndrome/enfermedad, de hecho en aquella época compaginaba las clases con estas enfermas con mi trabajo en un laboratorio. Cuando les preguntaba a mis compañeros médicos sobre esta enfermedad la mayoría no la tomaban en serio, consideraban que era más un síndrome, un cuadro psicológico con poca base científica.

De todo aquello han transcurrido ya casi 10 años, se han hecho grandes avances, el principal fue reconocer la Fibromialgia como enfermedad por parte de la OMS, lo que hizo a muchos médicos se dedicaran a estudiar más a fondo lo que hasta entonces era considerado un transtorno de señoras con el “síndrome del nido vacío”. De toda aquella experiencia dejé cuenta en este dossier titulado “Ejercicio Físico y Fibromialgia” que puedes compartir gratis (PDF).

Hoy he podido leer en el Washington Post que un grupo de investigadores del NCBI ha encontrado por fin una posible explicación a esta enfermedad (PDF). Hasta hoy se consideraban muchas posibles causas, lo que significaba en el fondo que no se tenía ni idea de la verdadera causa. El principal avance es que ha demostrado que la Fibromialgia es una dolencia física y no psicológica, cuando empecé a investigar sobre la enfermedad la mayoría de explicaciones me las daban psicólogos que la consideraban una enfermedad psicosomática que mejoraba con terapia. Pero mi experiencia profesional demostraba que el ejercicio físico tenía un efecto beneficioso, reproducible e incluso medible usando una tabla de ejercicios antes y después del tratamiento.

La causa que han encontrado es que los enfermos de Fibromialgia no logran mantener la temperatura ideal en los órganos, tienen problemas para que el “líquido refrigerante” (la sangre) mantenga a 37ºC estos tejidos. Los capilares venosos no logran mantener el equilibrio térmico (el hipotálamo parece que si funciona bien) y se producen acúmulos de ácido láctico en los paquetes musculares (incluso podría viajar por el cuerpo), lo que produce dolor de un día para otro en los enfermos, algo que hacía desconfiar a los profesionales que no entendía ese repentino dolor sin causas aparentes.

Fibromialgia

Esta deficiencia afecta al Sistema Simpático que ve interrumpida su comunicación con los capilares, provocando una hipersensibilización de los nervios, lo que produce dolor.

Queda todavía por aclarar un punto importante, por qué la tasa de enfermas es tan superior al de enfermos, pero al menos ya se ha logrado subir otro escalón de reconocimiento por parte de la comunidad médica. De hecho hay que tomarse este estudio con mucha precaución, tendrá que reproducirse con una población mayor y eso todavía no se ha hecho.