Conversación recurrente cuando llega esta época del año, el sorteo de Navidad hace que muchos se dejen llevar por su imaginación y construyan castillos en el aire con el dinero que podrían ganar. Porque siempre sale la misma pregunta, ¿si te tocase la lotería tú seguirías trabajando?

Obviamente que te toque hoy en día la Lotería ya no te cambia la vida como antaño. Desde que Hacienda se queda con ese 20% del premio, en caso de que te toque el primer premio sólo cobrarías 320.500€. Teniendo en cuenta que el precio medio de un piso de 100 m2 supera los 250.000€ y que el sueldo medio en España son 22.635€ netos/año, con ese premio tienes para comprarte una vivienda y vivir tres años sin trabajar. Si, te deja una vida más tranquila por no tener hipoteca, para muchos ya eso les cambiaría la vida. Pero al cabo de tres años te toca volver a la realidad, tener un trabajo donde con suerte consigas un sueldo digno y no tengas más opciones que seguir ahorrando para pagar las facturas de tu nueva casa.

Si hacemos unos rápidos cálculos con ese sueldo medio, teniendo más o menos mi edad (36) y sin vivienda propia, necesitas que te toquen por lo menos 950.000€ limpios, que con impuestos sería algo así como 1,2 millones de euros, unos tres décimos del gordo. Con ese premio podrías comprarte un piso y vivir hasta el día de tu jubilación (67) sin trabajar pero tampoco derrochando mucho. Pero claro, después de tu jubilación no habrás cotizado absolutamente nada, y si la esperanza de vida de un hombre en España está sobre los 80 años, significa que necesitarías otros 300.000€ para vivir dignamente esos últimos años de vida. Espera, que me pongo las gafas de azafata del “1, 2, 3” y sumo todo:

250.000€ (vivienda) + 22.635€ x 44 años de vida (yo viviré más, ya os aviso)

Total = 1.245.940€ netos (con impuestos serían 1.495.128€)

O sea, que si estás haciendo planes para que te toque la Lotería de Navidad, piensa en comprar al menos 3-4 décimos del mismo número si tienes esperanzas de que te cambie la vida de verdad. De lo contrario mi consejo es que  des gracias por tener salud y sigas alguno de estos consejos:

  1. Utiliza una hucha. No estoy de coña, todo el dinero suelto que acabe en tus manos lo pones en la hucha. Eso lo hacía con 7 años y lo sigo haciendo con 36. Al final del año abres la hucha y descubres que te alcanza para cambiar el móvil, darte una cena con tu mujer o llevar a los niños al parque de atracciones.
  2. Sácale todo el partido a tu nómina. Y cuando digo sacarle partido no me refiero a que consigas un juego de café, me refiero a que uses una  cuenta nómina, que siempre te ofrece ventajas, como tener tarjetas gratis, otro pico que pagas cada año y que podrías meter en la hucha, también tienes descuentos en gasolineras, no es mucho pero todo suma. Al final el ahorro se consigue sumando muchos poquitos.
  3. Revisa tus suscripciones mensuales, date de baja de todo lo que no uses con frecuencia. Empiezas con suscripciones de 6€/mes por tener minutos gratis en el fijo y luego resulta que nunca lo usas, y al final descubres que tampoco usas ese seguro de viajes, la asistencia en carretera, el club de vinos, la asociación de amigos de los gamusinos… En mi caso hice limpieza hace poco y me dio vergüenza descubrir cuanto dinero estaba tirando cada año en tonterías que no usaba.
  4. Y por supuesto, no gastes más de lo que tienes. Endeudarte nunca es una buena idea, mejor aprende a ahorrar y cuando tengas el dinero que necesitas, lo compras.