Hay que ser muy cabrón y retorcido para gastar esta broma a tu pareja. No sé si habéis visto The Ring, pero seguro que os suena esa secuencia de la niña saliendo de la televisión. Pues bien, eso es lo que hizo este tipo para darle un susto a su novia. A la pobre si no le ha dado ya un infarto es que no le dará nunca.