El ganador del prestigioso premio al Gilipollas de la Semana se ha ganado a pulso que le suspendan en química básica y le envíen de vuelta al instituto a que repase los apuntes. Se trataba de una fiesta en una piscina de la ciudad de León (Guanajuato – México) y a los organizadores del evento, que sabrán mucho de gintonics pero no tienen ni puta idea de química, se les ocurrió echar al agua cuatro bidones de nitrógeno líquido para animar el ambiente.

Si hubieran ido a clase en lugar de estar siempre de fiesta, sabrían que el nitrógeno mezclado con el cloro de la piscina, y que esta reacción produjo gases tóxicos (el tricloruro de nitrógeno se utilizaba antiguamente como blanqueador). El resultado fueron nueve intoxicados y uno de ellos en coma. Lo mejor es que nadie se hace responsable del hecho, así que el premio lo dejamos en la nevera esperando a que estos lumbreras de la química se presenten a recogerlo en persona.