No podía creerme lo que leía en una campaña de la asociación Moms Demand Action (para prohibir la tenencia de armas de forma libre). Pensé que era una metáfora o una exageración de la agencia de comunicación, pero por lo que me cuenta @danirosatellez es tan cierto como gilipollas hay en America.

Los carteles de la campaña muestran a niños sujetando armas de asalto (nada de autodefensa, auténticas armas de guerra) y a su lado otro niño mostrando algo que está prohibido que tengan los niños americanos. El primero fue el del cuento de La Caperucita, y me pareció una exageración, luego recordé la que le montaron a una amiga de la familia que le llevó a sus nietos una caja de huevos Kinder y la imbécil del control de aduanas del aeropuerto le montó una bronca por querer meter en SU país algo que podría matar a un niño que se trague las piezas pequeñas.

Entonces lo entendí todo y aquí os dejo la lista de libros prohibidos por las autoridades americanas por un motivo u otro, y eso es lo más divertido, leer el motivo aducido para añadirlo a la black list:

  • La Caperucita Roja (recogido por Charles Perrault en el s.XVII)

Prohibido en dos distritos californianos porque una de las cosas que llevaba la niña a su abuelita era vino. Me encantaría saber si es por tenencia de alcohol siendo menor o por no ofender a los musulmanes.

  • Las Brujas (Roald Dahl, el mismo de Charlie y la fábrica de chocolate)

El motivo es la misoginia del autor, por explicar en un fragmento del libro que “No quiero hablar mal de las mujeres, pero lo cierto es que todas las brujas son mujeres”. Por este motivo han prohibido el libro en algunas librerías.

  • Matar a un ruiseñor (Harper Lee)

Esta la recuerdo de estar en la librería de casa, nunca lo leí, pero las autoridades de Minnesota y Texas la prohiben por el lenguaje utilizado y por entrar en conflictos con los “valores de la comunidad”. Por si no lo sabes en la novela habla de una familia que lucha contra el racismo en su ciudad.

  • Harry Potter (JK Rowling)

La saga del mago de las gafas fue prohibida en una escuela católica de Massachusetts por hacer apología de la brujería. Mucho más creíble su novela de un zombie que nace en Judea, resucita muertos, multiplica la comida y transforma el agua en vino. Donde va a parar.

  • Donde está Wally (Martin Hanford)

Ya hay que tener la mente sucia para pedir la prohibición de estos libros, pero bueno, al parecer en alguno de los dibujos aparece entre la muchedumbre una chica haciendo topless. Que digo yo que hay que ser muy bueno buscando para encontrar dos tetas cuando no tienes cojones de encontrar a Wally.

  • Sylvester y el guijarro mágico (William Steig)

Genial, este cuento lo desaconsejaron en varios distritos escolares porque salen animales vestidos con ropas de personas, entre ellos varios cerdos vestidos de policía. Mucha policía, poca diversión.

  • El diccionario

Si, el diccionario. Ha sido prohibido en algunas bibliotecas americanas porque incluyen definiciones sexuales. Vale, pensaba que era yo el único que de pequeño cuando estrenaba diccionario buscaba polla, teta, culo y coño para ver si venían definidos.

  • Las uvas de la ira (John Steinbeck)

Esta novela la leí en el instituto y me encantó. Refleja más o menos lo que están viviendo hoy muchas familias, la miseria y la emigración para buscar comida, casa y trabajo. Pues precisamente se prohibió en el condado californiano de Kern donde está ambientada la novela, por difamación y porque algunos de los personajes retratados se parecían demasiado a personas reales y que vivían en la comarca.

No sé cómo hemos llegado a adultos y con la cabeza sana después de leer en nuestra infancia tantos libros malditos, que nos han transmitido valores tan malvados. Todavía estáis a tiempo, arrepentios!!!

Vía