Imagina que durante un partido de fútbol pudieras incidir sobre el juego de alguna manera. Digamos que esa manera sería pulsando un botón y aplicando una pequeña descarga eléctrica en la pierna al jugador que quieras, incluso si quieres hasta el árbitro. Podrías aplicarles un “castigo” por fallar un gol pero también si el jugador es de tu equipo rival precisamente por eso, por marcaros.

Pues más o menos ese ha sido el experimento de estos noruegos, que juntaros a varios jugadores veteranos internacionales, les pusieron las correas de castigo y les hicieron jugar un partido de Fútbol 7. Ahora es cuando llegan las risas (activa los subtítulos en inglés si quieres, pero ya verás que no lo necesitarás):

Ya puestos yo añadiría otras opciones, como dar calambres al entrenador si se equivoca haciendo un cambio, a los comentaristas que se equivocan de jugador (aquí los de Cuatro lo iban a pasar canutas), a los aficionados que van al estadio a comer pipas y no a animar…