Desde 1.979 en Irán impera la obligación de que las mujeres usen una vestimenta que preserve “la moral y la seguridad”. Ya sabes que los chiítas consideran que la mujer debe vestir con ropas holgadas, oscuras y cubriéndose el cabello y la mayor parte de su cuerpo. Hay incluso patrullas policiales que de vez en cuando (sobre todo en verano cuando las mujeres prefieren usar prendas más ligeras) hacen redadas para obligar a las mujeres a vestir conforme a su visión del Corán.

Pero cada vez con más frecuencia hay mujeres que se niegan a vestir como quieren los líderes religiosos iraníes. Y eso es lo que le pasó a Ali Hojatoleslam Beheshti, un clérigo que camino de la mezquita se cruzó con una mujer y le hizo ver que llevaba el velo demasiado suelto y se le veía el cabello. Ante la pasividad de la señora el clérigo volvió a insistir, entonces recibió una respuesta contundente “si no le gusta lo que ve, en lugar de cubrirme yo, tápese usted los ojos“.

si no te gusta lo que ve, en lugar de cubrirme yo, tápese usted los ojos

Y en ese momento la mujer le dio un empujón que le hizo caer de espaldas y quedó inconsciente, y a base de golpes y patadas le dio una buena paliza que le dejó  con el ojo derecho seriamente dañado. Tras pasar 3 días en el hospital declaró que había sido el peor día de su vida, pero no cejará en su empeño en vigilar por que las mujeres respeten la vestimenta que no ofende a los chiítas.

En este caso lo considero noticia porque al igual que aquella máxima del periodismo, donde el hecho de que un perro muerda a un hombre no es noticia, pero si que un hombre muerda a un perro. En esta ocasión me pareció curioso que sea una mujer la que le da una paliza a un cabrón de estos.

No seré yo quién promueva la violencia ni tomarse la justicia por su mano, pero esta mujer anónima tiene todo mi reconocimiento y admiración por tener unos ovarios de la talla de Chuck Norris, para atreverse a darle una paliza a un mierda de estos que la considera un ser inferior sólo por el hecho de ser mujer.

Por cierto, no es el primer caso de una mujer que se defiende a patadas cuando alguien le advierte de que debería taparse más en Irán: