El periodismo es una profesión vocacional como tantas otras. Creo y conozco a chavales que ya eran periodistas con 12 años. Sentían pasión por escribir, por comunicar, por contar las cosas que sucedían en su entorno. Son los mismos que llegaron a la facultad y descubrieron que lo que allí se enseñaba no era periodismo, era una pantomima que te ayudaba a obtener un título.

Pese al fiasco muchos lograron terminar la carrera y lucir su orla en la pared junto a otros compañeros que ahora se encuentran con que la realidad que esperaban ha cambiado. Ya nada es como esperaban, no hay tantos medios donde empezar a trabajar de becario, no tienen clara la forma de ganarse la vida con la licenciatura que tanto les costó aprobar.

Súmale a eso que, junto a los informáticos, el intrusismo les ha afectado muchísimo. Cualquiera con un blog hoy en día se considera periodista, aunque hoy en día ya no sepamos exactamente qué significa ser periodista. Es más, no sabemos cómo será el futuro de los periodistas que salen hoy al mercado laboral.

Habrá algunos ingenuos que se habrán creído el cuento de que con un blog personal pueden vivir del periodismo.

Muy pocos periodistas en España pueden hacer periodismo desde sus blogs personales.

Los más populares son periodistas que han trabajado en medios de comunicación durante años y mientras han compaginado su blog con sus rutina diaria. Luego están los periodistas de la vieja escuela que han dado el salto hacia su blog personal desde donde seguir rajando a gusto de la actualidad sin miedo a una llamada desde dirección para censurar sus artículos. Pero en ambos casos son profesionales que ya tenían una carrera en marcha, o que ya estaban de vuelta de todo y buscaban más la libertad de expresión y la posibilidad de mostrarse subjetivo ante las noticias.

Si eres un veinteañero recién titulado no creas que todo es tan fácil como te vendieron en ese master que hiciste en verano. Tendrás un blog, podrás hacer periodismo o algo parecido, pero acceder a los personajes de actualidad, a las fuentes de la noticia, eso está sólo al alcance de los medios tradicionales. Los que deben y hacen favores a políticos, empresarios y personajes mediáticos. Que aplican el “hoy por tí y mañana por mi“. Ese ha sido su modelo de negocio durante años y llega la hora de cambiarlo, pero nadie dijo que fuera fácil ni que no fuera traumático para todos.

Todos los medios de comunicación viven de la publicidad. En España ningún servicio de suscripción es rentable sólo con el aporte de los lectores. Es más, cualquier diseño de maquetación presta tanta atención a donde aparecerán las noticias importantes y donde los banners más caros. Eso es así, es la realidad y todos aceptamos este juego, tanto los que trabajan y cobran por participar como los que los leemos y nos informamos de la actualidad pasada por su filtro que lo reinterpreta todo.

Esperanzas para el futuro de muchos profesionales claro que hay, pero no aquí. No al menos si pretenden hacer el mismo periodismo que los grandes diarios pero de forma personal en un humilde blog. Hay muchos temas para analizar y tratar que van más allá del fútbol y los famosos. Cuesta cambiar el chip cuando todos tus compañeros que encontraron trabajo en los últimos años lo hicieron en programas de cotilleos para andar detrás de un famoso de medio pelo para que diga cuatro chorradas a tu micrófono. Pero nadie dijo que el futuro sea fácil de construir.

No soy periodista, nunca he querido serlo, respeto a los profesionales que hacen bien su trabajo y critico a los que no aportan nada. Y mi consejo a los novatos siempre es el mismo: descubre un nuevo nicho para encontrar nuevos lectores. Pilla un avión, vete a cualquier país del tercer mundo, descubre nuevas historias y luego publícalas en tu blog, o envíalas a los medios tradicionales y que te compren tu información. Es eso o quedarte en casa y hacer periodismo copy&paste desde el ordenador de tu habitación.

Hay medios que no sabrán transformarse y desaparecerán. Otros llegarán para cubrir sus espacios de opinión. Muchos periodistas que hoy viven de publicar columnas de opinión intentarán ir por su cuenta publicando sus artículos en sus propios blogs. Será entonces cuando descubran que la publicidad no les dará para ganar lo que si ingresaban en los grandes medios. ¿Qué harán en ese momento?

Seguirán haciendo falta periodistas que filtren la información, que impidan la sobreinformación que hace que lo realmente importante, lo que afecta a nuestras vidas, pase de puntillas sin hacer ruido mientras muchos babean frente a la caja tonta viendo las vidas de personajes mediáticos.

Ahora tenéis las herramientas, sólo falta que aprendáis a manejarlas, a comprender al nuevo tipo de lector/espectador que consume la información de otra manera. Cuando lo logréis habréis construido un nuevo periodismo y tendréis futuro laboral.

Pero ante todo, no dejes que te engañen, si de verdad quieres ser periodista está en tu mano luchar por lograrlo. Desde un blog, un perfil de twitter o desde un barrio marginal de las afueras de Mogadiscio. Otra cosa es que logres vivir de tus noticias. Esa es la parte más complicada, y cuanto más tiempo dedicas a encontrar vías de financiación menos dedicas a ejercer de periodista.

Definitivamente la cosa está complicada. Será genial ver cómo evoluciona en los próximos años.