Ni los políticos corruptos, ni los políticos ineptos, ni los empresarios tiranos, ni la presión de los mercados y la prima de riesgo, ni la crisis económica, ni el paro, ni los recortes…

El mayor problema de España es la educación. Nos falta honradez, nos falta formación, nos falta solidaridad, nos falta respeto y empatía hacia los que son diferentes o piensan de otra forma. Y lo grave es que aquí la tasa de analfabetos es relativamente baja, que la tasa de universitarios es de las más altas de Europa, pero lo que nos falla es la otra educación, la que se mama en casa, los valores humanos. Mira, antes de seguir dando la brasa con mis chorradas te dejo un ejemplo gráfico (es de las navidades pasadas en un Alcampo).

España en una foto

Cuando nos lamentamos de que suban los impuestos estamos haciendo demagogia. No has criticado nunca a tu cuñado por pagar en negro la reforma de su baño, ni te has insultado mirándote al espejo tras pagar al mecánico en negro y sin factura. Insultamos a los políticos y sólo tenemos que mirar a nuestro entorno para descubrir que cualquiera de esos haría algo igual o peor que los que ahora gobiernan. Si todos pagásemos los impuestos que nos corresponden no haría falta que subieran. Y no me digas que los ricos deberían pagar más y son los primeros en robar. Hay más clase media que ricos y la recaudación sería incomparable entre una clase y la otra.

Claro, es duro reconocer que tú también serías un corrupto si tuvieras tanto poder como un político. Pero muy pocos serían capaces de resistir la tentación al ver pasar tanto dinero por delante. Pero si no somos capaces de resistir la tentación de robar un Ferrero Rocher de polispan!!!

El mayor problema es nuestra falta de educación en valores y respeto, y el problema es que no hay ninguna universidad que pueda solucionarlo. Trata de que tus hijos al menos no sean de los que se habrían llevado uno de esos Ferreros.