No soy una persona nostálgica, no miro al pasado añorando momentos felices. Quizás por ese motivo he llevado bien el hecho de cambiar de tierra, de cultura, de gastronomía, de paisajes… Desde hace 8 años que dejé de vivir en la Ciudad del Betis no he echado nada de menos. Cuando vivía allí no iba con frecuencia al Villamarín aunque si que me gustaba visitar la Ciudad Deportiva con asiduidad. Escuchaba los partidos por la radio mientras estudiaba las últimas asignaturas de la carrera pero no perdía el apetito si caíamos derrotados frente al Palamós en Segunda División.

Y fue venirme a Cataluña y salir a flote todo mi beticismo. La falta de información del día a día del club me comenzó a crear ansiedad. Me pasaba horas en los foros béticos, buscaba cualquier noticia diaria para suplir mis ganas de Betis. Con el tiempo me fui acostumbrando al gota a gota informativo, pero mi pasión por el Betis iba en aumento año tras año.

Hace justo un año, unos tipos desconocidos para mi en su mayoría, me propusieron vía Twitter entrar a formar parte de un nuevo proyecto relacionado con el Betis. Ya os podéis imaginar que tardé 2 segundos en decir sí a lo que estuviera en mi mano. Quería convertir esa ansiedad en trabajo en favor del club y qué mejor manera que hacerlo usando lo único que me sobra: experiencia en el mundo de los blogs.

Acabamos de cumplir nuestro primer año de vida como proyecto, en estos 365 días hemos vividos momentos maravillosos en Beticismo.net, algunos inimaginables para mi hace poco tiempo. El poder trabajar en pos del Betis, hacer llegar el Beticismo más allá de las fronteras, conectar con los aficionados más jóvenes desde las redes sociales… Todos estos logros nos han dejado un extraordinario sabor de boca.

Había muchas carencias en la internet bética hace un año cuando comenzábamos a trabajar en Beticismo.net. Por suerte muchas de ellas se han ido cubriendo con nuestro trabajo, el club se ha sabido poner las pilas en muchos aspectos, y el resto de blogs que tratan la actualidad del club también ha sabido hacer un gran trabajo, consolidando la blogosfera bética como una de las más potentes y reconocidas.

El primer año suele ser el más difícil para un blog. Muchos de los proyectos que tienes en mente no se llegan a llevar a cabo nunca por un motivo u otro. También suele ocurrir que ideas que pensabas que iban a funcionar no tienen la acogida entre los lectores que esperabas, lo que provoca que la frustración comience a adueñarse del proyecto. Por suerte nos hemos equivocado tantas veces intentando hacer las cosas bien como hemos tenido gran éxito con iniciativas que al principio no pensábamos que gustarían lo más mínimo.

Tengo claro que no hemos llegado a conseguir ni el 50% de las ideas que teníamos planeadas, pero siempre hemos puesta toda nuestra ilusión y las que han salido llevan horas de dedicación con todo nuestro buen saber hacer. No somos un grupo de chavales con mucho tiempo libre. Muchos somos padres de familia, la mayoría están acabando sus años de universidad, en definitiva lo que menos nos sobra es el tiempo libre. Pese a todo hemos dedicado muchas, muchas, muchas horas en este primer año de proyecto. Siempre con la sensación de estar creando un proyecto único, diferente, por el que mucha gente llevaba años esperando.

Mi rol en el proyecto a lo largo de este año ha sido poco visible por la mayoría de vosotros. Me he dedicado más a tareas de gestión que de dotar de contenido el blog. He cometidos muchos errores de previsión porque después de 8 años dedicado al mundo de los blogs todavía no me he dado cuenta que cada blog es diferente. Tan diferente como la audiencia a la que va dirigida. En nuestro caso la audiencia bética es muy irregular, le afecta mucho el estado de forma del equipo. Con las victorias importantes queremos leerlo absolutamente todo lo que se publique del equipo. Vemos una y mil veces los videos de los goles, repasamos todas las fotos, todos los artículos que se publiquen analizando el partido desde todos los ángulos. Pero si hay una derrota de esas crueles, ni cenamos esa noche ni tenemos ganas de ver absolutamente nada del Betis en internet.

Ese es un grave defecto que deberíamos corregir los béticos, por algo nos hacemos llamar la mejor afición del mundo. En los días de derrota me gustaría tener espacio en Beticismo.net para los aficionados que quieran mostrar su crítica de una forma civilizada, aportando soluciones para salir del agujero. No digo que hagas leña del árbol caído, todo lo contrario. Si por algo nos hemos diferenciado es porque no hemos hecho saña en los peores momentos. No criticamos sacando bulos inventados. Esto tiene sus pros y sus contras, ya te lo puedes imaginar. Si el Marca y otros diarios deportivos sacan cada semana un supuesto fichaje y la gente compra sus periódicos es porque a sus lectores les gusta ese rollo de autoengaño. Como nosotros no queremos pisar a nadie sus exclusivas preferimos seguir apostando por contenido propio y dejar los bulos a los profesionales.

Esta primera vuelta al sol haciendo Beticismo en internet ha sido apasionante en muchos aspectos. Humanamente he conocido a unos tipos grandes, muy grandes, con los que charlo a diario y mantengo más trato que con la mayoría de mi familia. Se han convertido en auténticos “compadres” con los que ya comentas cualquier tema importante de tu vida personal y no sólo del día a día del Betis. Ese tesoro vale mucho más que todas las horas que haya dedicado al proyecto. Y lo mejor de todo es que este proyecto a penas acaba de nacer, nos quedan muchos años por delante para seguir disfrutando de nuestra propia forma de hacer Betis, nuestra forma de hacer Beticismo.

Recuerda, Beticismo en internet es Beticismo.net