No podía ser en otro sitio que no fuera Japón, claro. Durante el Mundial de Sudáfrica la selección de Japón ganó a la de Dinamarca, y los fans nipones se echaron a la calle a celebrarlo, como es lógico. Pero claro, allí la educación y el respeto al prójimo está por encima de todo, así que cuando el semáforo se ponía en verde, los hooligans volvían a la acera.

En serio, es buenísimo este video que he visto en el G+ de mi amigo Marcelino Madrigal: