Además de ser un genio, visionario y gran empresario, Steve Jobs se caracterizó por difundir una serie de valores que muchos tomaron como parte de una nueva religión. Muchas de esos “dogmas” aparecen en la ya mítica conferencia que Jobs impartió en Stanford en 2.005 y que te dejo a continuación:

Hay muchos de sus consejos que merecen la pena ser tenidos muy en cuenta. No son tan extravagantes ni radicales como puedas pensar, de hecho muchos de ellos ya los aplicamos en nuestro día a día sin ser conscientes de ello.

¿Quién no ha hecho alguna locura por amor? Sólo el que ha luchado por conseguir un amor conoce el sabor de la victoria. Para los que hicimos sacrificios por lograr un amor sabemos que lo más maravilloso es lograr encontrar una pareja que te ame y un trabajo que te enamore. El ser humano que logra ambas cosas es dichoso, pero muchas veces, demasiadas, no lo logramos por pereza, miedo o indecisión.

¿Por qué nunca te atreves a decirle algo a esa chica que se cruza contigo por los pasillos de la facultad y que te hace perder la cabeza cada vez que la ves? ¿Por qué no te vas a vivir a Londres donde sabes que hay muchas ofertas para tu perfil laboral? En ambos casos el premio requiere un riesgo, pero el premio siempre compensa el riesgo, incluso si alguna vez no sale bien siempre se puede repetir la experiencia hasta lograrlo.

Te recomiendo que le pongas este video de Steve Jobs a tus hijos y sobrinos que ahora rondan los 15-16 años y que todavía no tiene claro qué van a hacer con su vida. Que se graben con fuego esos consejos que les están explicando la receta para ser feliz cuando sean adultos.

Con Steve Jobs no se ha ido una persona que intentaba cambiar el mundo, sino que lo hacía.

David Táboas