Cada día tengo más claro que estamos totalmente equivocados en la educación que le damos a nuestros hijos. Seguimos transmitiendo viejos valores que ya no forman parte de la sociedad. O es que de verdad alguien piensa que se llega lejos siendo trabajador y honrado?

Seamos sinceros: para tener éxito en la vida hay que ser un hijo de puta. Si no vales para serlo tendrás que dedicarte a trabajar, pero así no llegarás muy lejos.

Veamos un ejemplo de a lo que me vengo a referir. Desde pequeños nos educan para que tengamos una formación suficiente como para resolver un problema, dar soluciones a una necesidad. Unos estudian mecánica para arreglar coches, otros medicina para arreglar dolencias, etc. Pero luego están los que encuentran una idea y buscan donde aplicarla. Es decir: tienen una solución y buscan problemas donde puedan rentabilizar esa idea.

Encontrar problemas a las solucionesEl que descubrió la fibra de carbono no estaba buscando una solución a un problema. Encontró un material que podría ser la solución a miles de problemas por sus especiales características. Lo mismo ha sucedido en el mundo de internet, donde miles de aplicaciones nacieron sin utilidad aparente y luego se le han encontrado miles de usos (véase Twitter).

Alguien podría decirme en qué universidad te enseñan a encontrar problemas a una solución? De pequeño soñaba con inventar algo fantástico, pero mi torpeza innata con el bricolaje me presagió un negro futuro. Pero si tuve amigos que tenían imaginación y mucha maña y sacaron muchos “cacharros” que nos facilitaron las cosas.

Recuerdo cuando montamos aquel equipo de béisbol en un pueblo perdido de Huelva (si, suena muy raro, pero es parte de la historia). Cuando entrenábamos el bateo siempre acababa el pitcher agotado de lanzar. Así que un par de genios del equipo usaron el motor de una lavadora, un bidón de 100L vacío y media bicicleta donada por la hermana pequeña de uno de ellos. Crearon una máquina lanzabolas que funcionó durante muchos años a la perfección.

Lo que sueñan muchos padres es educar a sus hijos para que el día de mañana logren cosas como éstas. Unos que encuentren la vacuna del SIDA, otros que construyan el puente más largo del mundo y otros que le pongan su nombre a un sistema informático. Pero nadie sabe formar a una persona que sepa encontrar problemas a su solución. Nadie. Hay escuelas de negocios, incubadoras de negocios… Pero eso está al alcance de una minoría y muy pocos tienen éxito. En cambio nadie se plantea incluir esa formación en los colegios.

A qué me refiero educar en esa capacidad? Pues sería básicamente en poner en valor las cualidades de cada uno de nosotros. En lugar de buscar soluciones no sería más rentable encontrar propuestas diferentes, que cada una se ajuste a una o varias soluciones?

Digamos que necesitas cuidar un jardín con flores. No tienes ni puñetera idea de jardinería, pero en tu casa vivís 20 personas. Si necesitas ayuda para que las petunias no se marchiten puedes hacer una cosa: preguntar uno por uno a ver quién sabe algo sobre plantas. Tal vez cuando encuentres a la persona que te pueda ayudar (la solución) ya sea demasiado tarde para resolver el problema (al carajo las petunias).

Pero si en casa existiera un listado de todas y cada una de las habilidades de los miembros, no tendrías que perder tiempo (el mayor tesoro) localizando esa solución. La tendrías al instante. Pero además con esa misma solución podrías darle salida a varios problemas, porque resulta que el que sabe de jardinería también sabe cortar el pelo (ya te hace falta) y arreglarte ese ruido molesto de la silla del despacho.

Y cual es el problema? Que cada día nos forman para tener una educación más especializada. Todos tenemos que ser especialistas en algo, cada vez más restringido ese área de conocimiento, eso si (pronto habrá médicos especializados en curarte sólo los martes por la tarde). Así que ésto entra en contradicción con el hecho de poner en valor lo mejor de cada uno. Quién va a estar interesado en una persona que domina varios campos si sólo le necesita para uno de ellos? Al final es una pescadilla que se muerde la cola.

Lo he experimentado en mis propias carnes. Conozco muchas profesiones, he trabajado en campos muy diferentes, pero eso ni se valora ni se paga en ninguna empresa. Eso si, da gusto que seas “el informático” de tu departamento porque así arreglas tú el problema sin necesidad de avisar a soporte técnico. El día que me canse…