Ánimo a mis lectores madridistas, este 5-0 no es el primero (será el último?) y tampoco ha sido el más humillante de vuestra historia. Así que ahora toca pensar en otra cosa, por ejemplo una pelea de gatos. Espera, que me he fijado bien y es una metáfora animal que explica la relación entre Mourinho y Guardiola: dos gatos viejos se pelean mientras los cuervos (la prensa) les incitan a la lucha cuerpo a cuerpo para el disfrute del personal: