Si amigo, hay gente pa’tó. Y la prueba la tienes en este video de nuestro amigo Marko, que además de cortarse el pelo usando un cuenco también le apasiona coleccionar los viejos reproductores de videos VHS. Me quedo con la crítica que va realizando a cada modelo y el orgasmo que siente cuando habla del Panasonic que se compró cuando consiguió ahorrar dinero por primera vez.

Este tipo de colecciones te demuestran que a veces abandonamos tecnologías funcionales por puro consumismo. Que si, que el dvd mejoraba la calidad de imagen y no había que rebobinar. Pero eso no significa que el vhs o cualquier otra tecnología en desuso ya no funcione, sólo que otra la superó en funcionalidad.

Una lástima este materialismo, tarde o temprano llegará a la sociedad y nos tratarán las empresas como a esos viejos videos VHS, enviándonos a casa para sustituirnos por otro “aparato” que haga lo mismo mejor, más rápido y con mejor calidad.