El Gilipollas de la Semana – 56

Esta semana vamos a entregar el prestigioso galardón de El Gilipollas de la Semana a unos padres japoneses que participaron en una broma televisiva donde hicieron creer a sus tres hijos que un zombie entraba en su casa para comerles. Si, has podido comprobar lo didáctico que resulta para unos niños pequeños que un tío disfrazado de zombie entre de noche en tu casa y te haga sentir como si vivieras una película de George A. Romero en la vida real.

Si el día de mañana les salen los niños con algún tipo de trauma que no se quejen, ni si una noche se presentan los niños en el dormitorio de los padres, armados con hachas y cuchillos, dispuestos a realizarles un exorcismo.

Hay que ser gilipollas para consentir este tipo de bromas en niños tan pequeños. Eso si, vaya cojones que tienen los niños, sobre todo el chico que se enfrenta cara a cara, literalmente, con el zombie, acabando con él con un arma inesperada: el film transparente de envolver los bocatas. Ese material acabó con el zombie, y de paso se llevó una buena manta de palos para que no vuelva a visitarles.

Siempre me queda la misma duda al ver este tipo de bromas. Les explicarán que todo fue una broma o dejarán que se crean protagonistas de un ataque zombie? Viendo como se han portado casi mejor les dejaría creer que todo fue verdad.

Share

Autor: cavalleto

Sátiro de nacimiento, trabajo como técnico en una multinacional de biotecnología. Escribo en este blog personal desde 2004. Aquí saco a pasear el látigo de vez en cuando.

Compártelo