Solución al video del tipo enterrado vivo

Ya me lo imaginaba, tenía toda la pinta de ser un fake o un viral, y hemos vuelto a acertar. Recordáis el video que publiqué hace unos días, de un tipo que había sido enterrado vivo y se había grabado a sí mismo con el móvil? Pues ya han sacado la solución a aquel misterio:

Se trataba de una campaña publicitaria de una nueva película, que por otra parte tiene una pinta cojonuda. Se llama Buried y está dirigida por Rodrigo Cortés, protagonizada por Ryan Reynolds y producida por LionsGate, si, la productora que más susto ha dado en los últimos años y creadora de los últimos grandes éxitos del cine de suspense (a mi más que suspense me dan un cague tremendo) que se estrenará el próximo 1 de Octubre.

Al gallego Rodrigo Cortés le sigo la pista desde hace un tiempo, he visto sus cortos y tiene un estilo propio fantástico, le deseo mucha suerte y de paso le felicito por la gran oportunidad que ha tenido de sacar esta peli con el apoyo de una gran productora como LionsGate.

La campaña publicitaria ha sido un éxito, hemos recibido miles de visitas para ver el video del hombre enterrado vivo. La mayoría sospechasteis en seguida que se trataba de un fake. Tiene ya un perfil en Facebook y en Twitter (mantenido por el propio director). Aún así me hizo plantearme varias dudas importantes.

Cómo reaccionaría en un caso similar? A quién llamaría en primer lugar? Conseguiría no volverme loco o morir de un ataque de claustrofobia?

Imagino que lo más importante es mantener la calma, si, ya, es muy fácil decirlo desde tu silla, pero me gustaría verte en esa situación, sin saber ni donde estás ni cuanto tiempo vas a pasar allí. Debe ser una experiencia traumática difícil de superar.

Pues mira, mejor nos ahorramos la sesión con el psiquiatra y vamos al cine a ver cómo lo pasa el protagonista, la tensión parece asegurada durante toda la película.

Share

Autor: cavalleto

Sátiro de nacimiento, trabajo como técnico en una multinacional de biotecnología. Escribo en este blog personal desde 2004. Aquí saco a pasear el látigo de vez en cuando.

Compártelo