Llevo toda la semana escuchando hablar sobre Rafa Nadal y Fernando Alonso como los dos mejores deportistas españoles de todos los tiempos, pues si te digo la verdad me jode mucho este tipo de sensacionalismo barato.

Que si, que lo que han hecho tanto Nadal como Alonso no lo ha hecho nunca ningún deportista español, pero no podemos descartar en absoluto que algún día se puedan repetir sus hazañas deportivas.

En cambio tenemos una nómina de deportistas profesionales semidesconocidos cuyo palmarés es insuperable, jamás se podrá igualar y no aparecen nunca en la portada del Marca. Que si, que pertenecen a deportes minoritarios, pero desde cuando la cantidad de participantes es señal de calidad? Que participen 50.000 personas en la maratón de Nueva York significa que todos están bien preparados y capaces de correr el kilómetro en 3:15? Ni de coña.

Pues para que la próxima vez puedas taparle la boca a los alonsistas y nadalistas que se subieron al carro cuando llegan las victorias, te dejo esta lista de deportistas españoles cuyo palmarés hace que el currículum deportivo de Nadal y Alonso no les llegue ni a la suela de los zapatos:

Edurne Pasaban

Considero que ha conseguido un hito histórico del alpinismo mundial al ser la primera mujer del mundo que asciende a los 14 picos más altos de planeta. Es algo que quizás algún día otra mujer podrá igualar, pero el hecho de ser la primera ya nadie lo podrá repetir. Me sigue sorprendiendo que queden records deportivos por batir a estas alturas del s.XXI, veremos cual es el próximo en caer.

Ángel Nieto

Quizás Nieto es uno de nuestros mitos deportivos vivos más populares y razones no le faltan. En 20 años de carrera había obtenido seis Campeonatos del Mundo en 50cc (1969, 1970, 1972, 1975, 1976 y 1977), siete en 125 cc (1971, 1972, 1979, 1981, 1982, 1983 y 1984) y cuatro subcampeonatos. En esos casi veinte años, ganó 90 grandes premios (27 en 50cc, 62 en 125cc y 1 en 80cc) y 23 Campeonatos de España en diferentes cilindradas.

Que algún día le podría igualar un deportista español? Tal vez, pero lo dudo mucho, aunque su principal mérito es lograr tantos títulos en una época donde los deportes de motor en España estaban al alcance de muy pocos por temas económicos y falta de patrocinadores.

David Barrufet

Para mi Barrufet es el auténtico “Mejor deportista español de todos los tiempos”. Vale que el balonmano no es uno de los deportes más populares, pero lo que consiguió siendo portero del FC Barcelona y de la Selección jamás lo podrá igualar nadie. Estamos hablando de 72 títulos en 23 años de carrera deportiva!!! Súmale otro mérito, para mi muy importante, es que además de levantar trofeos y títulos cada año ha sido capaz de sacarse la carrera de Derecho y ahora trabaja en los servicios jurídicos del Barça. Barrufet debería ser un ejemplo para los más jóvenes, demostrando que se puede compaginar el deporte profesional y la formación académica de alto nivel. Tú conocías su palmarés? Seguro que no.

Alberto Borregán

Lo de Borregán clama al cielo habiendo ganado 54 títulos. Estamos hablando del jugador de Hockey Patín más grande de todos los tiempos y ni siquiera tiene página en la Wikipedia. Quizás le pasa como a Barrufet, que el Hockey fuera de Cataluña no es un deporte popular (aquí es casi el deporte nacional, de hecho la Selección Española suele estar formada únicamente por jugadores catalanes) y por tanto no recibe la atención mediática que se merece por un palmarés tan brutal.

Algo parecido pasa con David Gabaldón y Carles Folguera, otros brillantes deportistas con 40 títulos en Hockey Patín y que no tienen página en la wikipedia ni los habrás visto nunca en el Marca.

Lo mismo podríamos decir de otros desconocidos que triplican el mejor palmarés del mejor futbolista que hayas visto en la portada de Marca, como Mario Nuñez García (tiro olímpico) y Joan Llaneras (ciclismo en pista). Pero da igual, en cuanto algún periódico saca una encuesta para votar al Mejor deportista español de la historia siempre ocupan los primeros puestos Gasol, Nadal, Alonso, Carlos Sainz, Raúl, Indurain, Aratxa Sánchez-Vicario… Puto sensacionalismo.