Todo ha comenzado con un tweet que lancé sobre un programa de deportes de EE.UU. que hace alarde de tecnología para captar los movimientos, comparar trayectorias y comparar incluso uno a uno los competidores. No, no es nada revolucionario, la tecnología existe desde hace ya casi 10 años pero las TVs no se enteran de qué va la historia.

Bueno, el video era éste:

Lo interesante comienza a partir del minuto 2:30, donde hacen comparaciones entre la carrera de uno de los reporteros y el resto de participantes de la prueba de 40 yardas de velocidad (una prueba que se hace en pretemporada de la NFL).

Fijaros como con un simple montaje superpuesto de las carreras de los competidores consiguen contenido suficiente para llenar un programa en pretemporada, cuando la competición no permite sacar suficiente chicha como para llenar lo que dura el programa.Y cual es una de las claves?

Pues que en España se usa muy poco la postproducción, se hace un montaje de las imágenes y a correr. Como si todo se hiciera a la carrera, como si todo fuera para ser mostrado en un informativo en donde prima la inmediatez.

Si alguna vez has visto algún programa especial de la NFL o de la NBA sabrás a lo que me refiero. No te muestran las imágenes del partido, no. Ellos llevan cámaras de cine que infiltran entre el público para captar lo que vio el espectador. Luego consiguen resúmenes espectaculares, con una calidad de imagen fabulosos, que llenan de dramatismo algo tan simple como un triple o un pase de 40 yardas.

Aquí el único canal que lo ha intentado en los últimos 20 años ha sido Canal+. Lo que nunca he entendido es por qué no se ha tratado de copiar por parte de otras cadenas. Ver un partido en C+ es un espectáculo, verlo en TVE1 es casi misión imposible. Ya no sólo digo a nivel de comentaristas (donde esté el gran Carlos Martínez que se quite José Ángel de la Casa), sino a nivel de usar cámaras cenitales, el uso de la postproducción en vivo (como cuando aparecía un sonar marcando la distancia hasta la barrera o la velocidad del disparo a puerta).

En GolTV puedes ver muchos partidos pero al realización es plana, aburrida, demasiado diría yo. Pensé que apostarían por algo de tecnología en el partido estrella de los sábados. Pero no, se limitan a meter 39 cámaras en el estadio y mostrarlo todo como si tuviéramos prismáticos (lo vemos, si, pero de qué sirve?).

Con lo sencillo que sería tener un equipo de postproducción que durante los tiempos muertos, en lugar de mostrar al entrenador comiéndose las uñas, a la rubia tetona con el escudo del Betis en el escote (bueno, ésto si mola) te mostraran resúmenes de las mejores jugadas, comparativas de los disparos de un mismo jugador, algo como lo del video, que seguro que no cuesta tanto.

Pero no, en España somos más chulos y nos creemos más listos que nadie. Contamos con mucha tecnología ya inventada, pero en lugar de aprender a usarla decidimos que la vamos a volver a inventar, perdiendo tiempo y dinero. Luego el espectador deja de ver la cadena y le echan las culpas a internet.

No señores, ustedes tienen tecnología disponible, pero les falta imaginación. Ese podría ser uno de los objetivos de las nuevas microcadenas de la TDT. Usar la postproducción y sobre todo la imaginación para captar la atención del espectador. Y cuando digo usar la postproducción no me refiero a hacerlo todo en un croma (cansinos). Me refiero a cuidar los detalles como lo hacen los chicos de la serie Malviviendo, que le dedican muchas horas a la postproducción y por eso están captando tantos seguidores (y ellos son sólo amateurs).

Con el tremendo presupuesto que le dedican a la retransmisión de un Real Madrid – Barça, que se ahorren el coste de 10 cámaras y contraten a un infográfico que vaya haciendo cositas para mostrar en lo que tarda el jugador en recuperarse de la falta, que no nos importa nada en absoluto el paseíllo del jugador que va a ser sustituído (algo que les encanta a los realizadores que siempre lo muestran como si tuviera el más mínimo interés).

Hay tantos tiempos muertos en los deportes, que no aprovecharlos para ofrecer más información es imperdonable. Primero porque hacerlo es posible y fácil, y segundo porque el espectador está pagando por un producto de calidad, no por un partido que lleva la misma realización de hace 15 años (o es que han cambiado mucho??).

Y como decía mi abuela, donde no llega la manga llega el brazo. Es decir, donde no llega el presupuesto y los medios, llegará la imaginación.