Para los catalanes que escucháis RAC1 quizás os suene el nombre de la periodista Mónica Planas. Yo la escuchaba en el programa “La Segona Hora” aunque este año ya no aparece mucho por allí (por suerte). La tenía siempre por una chica prepotente, marisabidilla y bastante estúpida porque nadie le ha dicho que no tiene sentido del humor y sus “gracias” son tan agradables como una mosca cojonera. Creo que también colaboraba en el programa de Alfonso Arús y poco más. De hecho no encontrarás fotos suyas en internet, eso ya te da una idea de su peso profesional.

Pues bien, además de hacer radio de vez en cuando vomita una columna de opinión en el diario Mundo Deportivo. La última estaba dedicada al locutor de laSexta, Antonio Lobato, conocido por todos como el Calvo de T5 o el fanboy de Alonso. En la columna le da entre fuerte y flojo, critica cosas absurdas (como el número de veces que dijo el nombre del piloto durante la retransmisión) y en definitiva le sale una columna de pura basura que busca la polémica y de paso ganar fama. Digo ésto porque ahora Mónica Planas está haciendo un programa de mierda con motivo del décimo aniversario de la emisora RAC1, y a que no adivináis de qué es el programa? Exacto, preguntas y respuestas, muy original no ha salido la chica, de hecho la emisora no la tiene ni en la parrilla de programas ni en la lista de locutores (luego las frustraciones se pagan con el primer calvo que pasa).

Bueno, ya te he puesto en antecedentes, aunque mejor que leas el artículo de Planas antes de seguir. Ahora te cuento lo que ha contestado Antonio Lobato en su blog y que se merece un aplauso por su estilo y forma:

A mi llegada a España me encuentro con algo que nunca cambia. Hay una periodista que escribe en la sección de televisión del Mundo Deportivo con la que me divierto mucho. Yo cuando sea mayor quiero ser columnista de televisión. Es la única sección de un periódico donde se dice lo que a uno le viene en gana. No hace falta estar muy documentado ni tener grandes conocimientos, tu ves la tele y das tu opinión. Creo que esta chica tiene obsesión conmigo porque he sido ya protagonista muchas veces de sus columnas, y eso es bueno porque como dice el dicho popular es importante que hablen de uno aunque sea mal. Hoy ha vuelto a hacerlo.

La crítica de Mónica Planas era de lo más surrealista, criticaba cosas ridículas, comete en su columna los mismos errores que criticó a Lobato. Un desastre en definitiva, lo que no me esperaba es que Lobato entrara al trapo para parle los pies. Parece que Alguersuari no es el único que tiene carácter en el circo español de la F1.

Mi parte favorita es ésta, primero el fragmento de la crítica de Mónica Planas sobre la retransmisión:

“Llegó la carrera y me propuse un ejercicio: contar las veces que Lobato pronunciaba el nombre del piloto asturiano. Y me volví loca. Conté hasta 63 veces el nombre de Fernando y me desconté hacia el final de la carrera. Fernando Alonso lo dijo unas 17 veces y Alonso en unas 8 ocasiones. La frecuencia fue irregular, pero hubo algún minuto en que llegó a pronunciar su nombre 7 veces. Al volver de la primera y segunda publicidad tardó 15 segundos en nombrar a Fernando, 16 segundos al volver de la tercera y 25 segundos al regresar del cuarto corte publicitario”.

Y aquí la réplica de Lobato que suena como un gran Zas en toda la boca!

Me parto. Esta chica tiene un problema que debería hacérselo ver. ¿De verdad que la pagan por contar? Pues podría empezar ahora mismo a hacerlo con las veces que aparece el nombre de Messi, Lionel, Lionel Messi, Leo en su periódico. Lo siento yo no lo he hecho porque tengo cosas más importantes que hacer. Sí he perdido el tiempo contando las veces que ella me ha nombrado en su columna: ocho. Joer, si en un texto que no debe tener más de mil caracteres me nombra ocho veces ¿le sorprende que en una retransmisión de hora y media nombre yo 63 veces a Alonso? Por cierto ella tarda una línea y media en escribir mi nombre y lo hace de forma irregular porque en el cuarto párrafo lo hace dos veces en seis líneas…

Parece que la guerra de medios vuelve a estar calentita, será cosa de la crisis y que muchos periodistas “serios” ven peligrar su puesto de trabajo. Están dispuestos a hacer/hablar/escribir lo que sea con tal de ganar notoriedad y asegurarse una columna de opinión semanal que le ayude a llegar a final de mes.
Penoso.