Estoy seguro que los Reyes Magos y Papá Noel os han traído vuestra primera cámara digital, tal vez y si has sido muuuuuy bueno, la cámara ya es de las “buenas”, una DSLR. Bien, tranquilo, no estás sólo, sois miles los que estáis en la misma situación y no sabéis por donde empezar.

Cuando un compañero de trabajo me pidió consejo sobre qué equipo debía comprarse para empezar en esto de la fotografía le dije que fuera ahorrando para comprarse los dos equipos más importantes para hacer muchas y buenas fotos:

  • Adobe Lightroom
  • Un ordenador Apple

Adobe Lightroom

Si, ese es para mi el equipo más importante para conseguir grandes fotos. Da igual si tienes una cámara de 100€ o una de 1000€, hasta que tu ojo de fotógrafo se desarrolle y aprendas a hacer tus propias fotos, tanto el Lightroom como un ordenador Apple serán tus mejores compañeros de aprendizaje.

Y si, cuando digo un ordenador Apple no lo digo con la camiseta de fanboy puesta. Lo digo porque son equipos diseñados especialmente para el trabajo relacionado con gráficos, imágenes y vídeos. Suena a tópico, lo sé, pero cuando pruebes a trabajar con un iMac de pantalla gigante ya no querrás usar otra cosa.

Bien, tanto los Macs como el Lightroom necesitan de un periodo de aprendizaje avanzado. No sabrás sacarle el máximo provecho a estas herramientas hasta que no lo uses al menos 400-500 horas. Que es mucho? No, créeme cuando te digo que usar cualquier herramienta de software necesita ese tiempo para hacer justo lo que tú quieres y no digo que saques el resultado deseado a base del método del error/ensayo. Digo que cuando quieras hacer algo, tardes un par de minutos en tener los primeros resultados aunque luego le dediques horas hasta dejarlo con el lazo puesto.

Ahora ya te puedes poner a aprender a usar tu cámara. Da igual, lo que no sepas hacer con la cámara lo sabrás hacer con Lightroom. De hecho lo considero tan imporante que el simple hecho de conocer lo que podrás llegar a hacer en la postproducción de la fotografía te ayudará a hacer mejores fotos al momento. Si tienes poco tiempo para ajustar los parámetros y sabes que te va a salir subexpuesta, pues no te preocupas, disparas y luego arreglarás la exposición con Lightroom.

También te recomiendo que comiences con material de segunda mano, toda la fotografía DSLR es muy cara y veo una locura meterse de cabeza en invertir una pasta en un equipo Canon cuando quizás te sentirás más cómodo con una máquina Nikon. Y no, no me vale que primero te gastes la pasta y luego te vayas pasando a otras marcas. Eso es un derroche y no están las cosas para hacer tonterías con nuestros ahorros siendo que ahora puedes encontrar anuncios clasificados en España sobre cualquier tipo de producto.

Yo he empezado con una Nikon modesta (D40), usaba el objetivo que traía de fábrica (kit 18-55mm) y tardé poco en descubrir que era una mierda de cristales. Ahorrando y aprovechando alguna ocasión especial, me regalé un Nikkor 18-135mm. Eso ya era otra cosa, pero el no tener estabilizador no me ayudaba demasiado a la hora de domar mi pulso parkinsoniano. Lo vendí y me pasé a un Sigma 18-200mm con estabilizador. Ahora si, ahora ya estaba cómodo en cualquier situación. Pero no lo tenía todo, las fotos en interiores necesitaban un flash si no quería que salieran movidas, así que en otro cumpleaños cayó el Flash SB-600 (una joya).

Lo último que entró en mi mochila fue un objetivo Nikkor 35mm 1.8 para hacer retratos y fotos de interior. Al ser tan luminoso puedo apagar el flash y tener fotos más naturales. El trípode tampoco lo uso mucho aunque es una de las propuestas que me he hecho para este año en el apartado de fotografía, he visto que las fotos salen mucho más nítidas y es una de mis obsesiones para el 2010.

Así que disfruta tu nueva cámara, pero no tardes mucho en instalarte Adobe Lightroom, será como tu socio en el hobby de la fotografía. Ya me lo recordarás dentro de 6 meses, ok?