El día 3 de diciembre murió Regine Hansen Stokke, la blogger más famosa de Noruega. Que por qué era famosa? En agosto del 2008 le diagnosticaron un tipo de leucemia incurable y en ese momento decidió comenzar a escribir en su blog hablando de cómo le afectaba la enfermedad, la quimioterapia… Le puso por título I will die (voy a morir). Por supuesto en Facebook también tiene sus páginas de fans, he encontrado 3 grupos que en total suman más de 80.000 usuarios de todo el mundo, que se han organizado vendiendo artículos de todo tipo y que lograron recaudar 300.000$ que serán donados a la lucha contra la enfermedad que acabó con Regine.

Por cierto, esto va a los medios de comunicación:

Decir que una persona ha muerto de cáncer no es ningún estigma, no es nada feo, no estáis insultando al fallecido ni a la familia. Lo que si es una ofensa es el abuso del eufemismo “murió de una larga enfermedad”. Qué cojones es una larga enfermedad? Los juanetes son una larga enfermedad de los pies, la artrosis, la sífilis… Pero el cáncer tiene nombre y apellidos, los enfermos que han superado la enfermedad serán los primeros que os agradezcan que llaméis a las cosas por su nombre. Si Raphael, Joan Manuel Serrat, Luz, La Mari… siguen vivos es porque han superado un cáncer. No es que se hayan recuperado de una larga enfermedad! Mierda de lenguaje políticamente correcto!

Justo hace unos días que hablaba con mi mujer sobre qué haríamos con nuestros blogs si uno de los dos fallece. Ella me pidió que siguiera escribiendo en el suyo. Yo le pedí que publicara una última entrada con la noticia en mi blog pero que lo dejara abierto a comentarios de los lectores que le servirían a ella como apoyo para los momentos malos (seguro que más de uno me está llamando cenizo en estos momentos). Ya sé que para muchos de vosotros ésto de mezclar temas como los blogs y la muerte os puede resultar un tanto escabroso. Pero la cosa creo que es mucho más real de lo que queremos reconocer.

Has pensado alguna vez en tu identidad digital y qué pasará con ella cuando mueras? Qué harías con tu cuenta de correo, tu twitter, tu facebook..? Lo vas a dejar al azar? Sabe alguien más que tienes esas cuentas y qué quieres hacer con ellas en caso de fallecimiento? El tema es espeluznante, seguro que más de uno ha pasado un mal rato leyendo la entrada de este post. Pero quizás ha llegado el momento de hablar con algún amigo de confianza sobre este tema, no crees?

Por cierto, el blog de Regina sigue abierto y en él está escribiendo su hermana, que ahora cuenta lo que están pasando tras el funeral, el vacío que dejó una persona tan querida como ella… Imagino que no leerá este post, básicamente porque es noruega y dudo que hable nuestro idioma, pero seguro que entenderá ésto:

En stor klem og mye oppmuntring