Te levantas temprano después de pasar una mala noche, te duele el cuello, no se te acaba de ir ese resfriado pertinaz que arrastras desde que llegó el frío, abres el diario y lees esta noticia:

La Federación de Asociaciones de Madres y Padres de Cataluña (Fapac) han pedido al Conseller d’Educaciò, Ernest Maragall, que cambie el nombre de las vacaciones de Navidad por el de ‘vacaciones de invierno’ y que a las de Semana Santa se las llame ‘vacaciones de primavera’.

Uffff… Madre del amor hermoso lo que hay que leer ya de tan temprano!

Vamos a ver amigos progres alternativos… Está visto que la única obsesión es eliminar todo rastro de la cultura cristiana que es la historia que compartimos con el resto de países de Europa y que ha condicionado nuestra propia historia desde hace 1.500 años.

Que esta panda de progres dedique su tiempo libre en elaborar propuestas de este estilo demuestra un nivel de analfabetismo tan supino que para cualquier historiador le debe sonar a insulto a la inteligencia colectiva.

La excusa que ponen para cambiar el nombre de Navidad y Semana Santa es que en Cataluña hay colegios con un 85% de alumnos no autóctonos (eufemismo para decir extranjeros) e incluso hay centros con chicos de 27 países diferentes (eso será porque en Cataluña gusta mucho crear colegios guetos, no?).

Bien, aceptamos pulpo como animal acuático. Aceptemos que a partir de ahora dejaremos de celebrar la Navidad para celebrar el Solsticio de Invierno, el Fin de Año o la polla en vinagre. Aceptemos que en Semana Santa se celebre la Fiesta de la Primavera y se prohíban las procesiones de cofradías.

Pero ojo, os hablo a vosotros, a toda esta colla de valientes que sacan pecho con las monjitas pero que cuando se le acerca un moro con chilaba se caga de miedo y se cambia de vagón en el metro.

Si eliminamos todos los símbolos cristianos por respeto a los de fuera, quedará totalmente prohibido que ellos mantengan aquí sus tradiciones también, no? O es que cambiaremos la Semana Santa por el Ramadán y encima no podremos rechistar por miedo a que nos llamen racistas?

Acepto que la religión sea un acto privado, que se celebre en familia o comunidad. Pero al menos que respeten si un grupo de ciudadanos deciden celebrar un culto en un edificio costeado por sus impuestos (y los de todos). Yo aceptaré que los extranjeros mantengan sus tradiciones siempre y cuando respeten los derechos humanos y no entren en conflicto directo con nuestras costumbres.

Pero claro, con tanto comemierda suelto que se la sujeta con papel de fumar, es difícil coger el toro por los cuernos de dejar claro que en nuestra historia el papel de la Iglesia católica ocupa un lugar fundamental. Empezando por el número de reyes católicos que hemos tenido, los Papas que fueron de origen español, las guerras de religión e incluso el Imperio Español basado en al defensa de la religión católica.

Nada, es absurdo hablarle de todo ésto a un progre matacuras. Lo primero es llamarte intolerante, fascista o xenófobo. Eso si, te lo llamará un gilipollas que vive en el centro de la ciudad, en un barrio rico y no tiene que convivir en un bloque lleno de pisos pateras.

La orda de progres gilipollas sigue avanzando y si te quedas callado por miedo a que te insulten con su palabra favorita (fascista) serás cómplice de sus tropelías. Protesta por los derechos que consideres fundamentales, sin preocuparte de lo que piense esta gentuza. No representan a la mayoría, sólo piensan que tienen el poder de la palabra y de que sus ideales son los únicos válidos.

Ya sabes, los más intolerantes son los progres que no respetan a los que están en contra de sus planteamientos.

Por cierto, los chicos de 20Minutos han vuelto a mear fuera del tiesto al llamar a la noticia:

Padres de alumnos catalanes quieren llamar ‘vacaciones de invierno’ a la Navidad

Yo soy padre de una alumna catalana y a mi la Fapac no me representa ni legal ni moralmente, así que al menos que no se atrevan a meternos a todos los que vivimos en Cataluña en el mismo saco de intransigentes. De hecho la web de esa federación está sólo en catalán, con lo que ya te da una idea de su imparcialidad y respeto a la diversidad lingüistica vigente.

Lo que más me jode es que Cataluña es una tierra de profundas raíces religiosas, diría que la mayoría de catalanes ha recibido una educación basada en valores cristianos y así se nota en sus tradiciones. Por qué nadie sale en defensa de sus creencias? Tanto miedo le tienen a esta colla de progres? Yo no.