Reconócelo, ahora cuando te compras un móvil o una videoconsola, siempre buscas un modelo al que se le pueda cambiar el firmware o la rom por una modificada por usuarios avanzados. Yo lo reconozco, prácticamente todos los aparatos digitales que tenemos en casa tienen modificado el firmware que traían de fábrica. Creo que me queda sólo la tv con el software original que traía de fábrica, el resto tiene versiones que posteriormente han “cocinado” algún programador de forma desinteresada.

El fenómeno no tiene precedentes salvo en el mundo de la automoción, donde era habitual que el usuario “trucara” su vehículo al comprobar que el fabricante le sacaba poco provecho al diseño o al motor. De hecho todavía existen empresas que desarrollan packs especiales para cada modelo, que reprograma la centralita para sacarle más caballos de potencia, reducir consumos y aumentar el rendimiento en general.

Ahora ya no perdemos el tiempo en trucar el tubo de escape de nuestro Vespino, ahora nos pasamos por el foro de HTC y le cambiamos la rom al último modelo que ha sacado el fabricante al mercado. Luego si tienes algún problema con el terminal le metes una rom clonada de una original y la envías al servicio técnico, pero el resto del tiempo lo utilizas con un firmware mejorado respecto al que te “colocó” tu operadora de telefonía.

Te imaginas que pudiéramos hacer lo mismo con cualquier utensilio que tengamos en casa? Un firmware que logre que tu lavadora centrifugue más rápido y deje la ropa más seca, que la tostadora aceptara cualquier tipo de pan y lo deje justo al punto de tueste que más te apetezca, que tu despertador cambie el molesto timbre por un politono de Bisbal…

Los fabricantes han logrado dejar la tecnología en manos de los usuarios más expertos que le sacan el máximo rendimiento. Si te compras por ejemplo un móvil avanzado (que utilice windows mobile o android) puedes encontrar foros especializados en desarrollar modificaciones de la rom original. Es tan elevado el nivel de programación que incluso se atreven a hacer remezclas, usando roms de otros modelos a los que les consiguen añadir las secciones que más interesan (en mi caso utilizaba una HTC Diamond con una rom hecha de retales de otros modelos de HTC superiores, y funcionaba sin problemas).

Eso si, si tienes algún problema con tu terminal “trucado” tendrás que ir a pedirle cuentas al Rey, porque en estos casos nadie se hace cargo de lo que le pueda suceder a tu terminal por meterle roms cocinadas por otros programadores. En estos casos siempre hay betatesters voluntarios que se ofrecen voluntarios para probar en sus carnes las últimas versiones. Algunas veces dejan el terminal listo de papeles y camino del cubo de la basura, pero en la mayoría de los casos siguen funcionando con algún bug que posteriormente entre todos consiguen solucionar.

Por supuesto que el fabricante deja al margen a toda esta comunidad de desarrolladores, no les ofrece soporte y parece que tampoco se alimentan de la experiencia acumulada. No crees que ésto es un fallo por parte de los fabricantes?

La mayoría de equipos digitales que utilizamos están sobredimensionados y funcionan por debajo de su potencial, pero en lugar de seguir desarrollando la parte de firmware para lanzar nuevas funcionalidades, nos toman el pelo al cambiarle la carcasa, actualizando el firmware y haciendo que pasemos de nuevo por caja para comprar la última versión del aparato que habíamos comprado con mucha ilusión hace a penas 5 meses.

Hace poco hablaba con un colega sobre los móviles de Nokia, que son duros, robustos, eficientes… Pero que te quedas “desactualizado” en poco más de 3 meses, porque el fabricante sigue sacando nuevos modelos que hacen exactamente lo mismo que el tuyo pero cambia el diseño exterior y gana medio megapixel de resolución en la cámara (que sigue siendo una mierda).

Quién dice Nokia dice HTC que es otro fabricante que sólo te deja disfrutar de tener “lo último” durante 4-5 meses, luego sacan un nuevo modelo que hace lo mismo que el tuyo pero más rápido y mejor.

No todos los fabricantes usan la misma filosofía comercial. Tenemos a Apple que es cierto que sacó ya tres versiones del iPhone pero también es cierto que el que tenga el primer iPhone que salió lo puede seguir usando con la última versión del S.O. (vale, no saca todo el provecho pero al menos está a la última en cuanto a firmware). En cambio los usuarios que se compraron el primer móvil que usaba Android es posible que ya no puedan instalar la próxima versión del S.O. desarrollado por Google, con lo cual te “invitarán” a que des el salto a un nuevo modelo.

Disfrutas actualizando la rom y el firmware de tus equipos digitales? Te atreves a toquetearlos, instalar y desinstalar todo lo que pase por tus manos para aumentar la experiencia que supone adquirir uno de estos terminales avanzados?

Crees que podría ser una oportunidad de negocio? Una empresa que desarrolle roms y firmwares paralelos a los oficiales y que aproveche los foros especializados para testar sus modificaciones antes de sacarlas a la venta… Seguro que habría problemas legales.