Suena a chiste, pero tenemos este video que sirve de prueba. El portero del Goteborg movía los palos de su portería durante el partido aunque el árbitro estuvo todo el partido pendiente de que estuvieran en su sitio:

Entre ésto y lo del otro día donde los hinchas rusos saltaron al campo para marcar el penalti sin que nadie hiciera nada por evitarlo, creo que tengo suficiente fútbol por esta semana.