Tremendo trabajo de graffiti el que realiza BOXI (Kent, 1974) en su obra To die for, que pintó en un muro de una galería de Atenas. Utilizó 11 plantillas recortadas a mano con la ayuda de un cutter. Es un trabajo artesanal, para la que hay tener una paciencia de chino y una meticulosidad a prueba de bombas.

Lo mejor es ver todo el proceso en este timelapse donde se aprecian la técnica de la superposición de plantillas. Es como trabajar con las capas del photoshop, pero en el mundo real…

A veces lo más simple resulta lo más espectacular si utilizas la técnica adecuada.